Merkel es partidaria de ayudar a Opel pero rechaza una entrada del Estado

  • Rüsselsheim (Alemania), 31 mar (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, quiere apoyar al fabricante automovilístico Opel en la búsqueda de un inversor y garantizó avales estatales, pero rechazó la entrada directa del Estado germano.

Merkel es partidaria de ayudar a Opel pero rechaza una entrada del Estado

Merkel es partidaria de ayudar a Opel pero rechaza una entrada del Estado

Rüsselsheim (Alemania), 31 mar (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, quiere apoyar al fabricante automovilístico Opel en la búsqueda de un inversor y garantizó avales estatales, pero rechazó la entrada directa del Estado germano.

En su intervención ante 3.000 trabajadores en la fábrica de Opel en Rüsselsheim (cerca de Fráncfort), la cristianodemócrata Merkel pidió hoy a la matriz estadounidense General Motors que presente un plan de viabilidad responsable en los próximos 60 días, como ha exigido el presidente estadounidense, Barak Obama.

El apoyo para garantizar el futuro de Opel ha generado disputas en la coalición entre cristianodemócratas y socialdemócratas que gobierna actualmente Alemania.

El vicecanciller y ministro de Asuntos Exteriores germano, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, se mostró recientemente partidario de una entrada directa del Estado en Opel.

Además, el Estado federado de Renania Palatinado también está dispuesto a participar en Opel.

Opel, creada en 1862, necesita una ayuda financiera de 3.300 millones de euros (4.422 millones de dólares) para salir adelante en Europa y busca inversores y la ayuda del Estado alemán.

Merkel aseguró que en estos 60 días trabajará con intensidad con Washington en un concepto de futuro para Opel con el fin de establecer las bases para crear una Opel Europa bien equipada para el futuro.

Además pidió la presencia de alguien fuerte en Opel al considerar que "necesitamos alguien aquí que se sienta comprometido por Opel y reciba la libertad de General Motors para poder negociar por Opel".

Merkel visitó la planta de Opel en Rüsselsheim en un momento en el que la compañía quiere desvincularse de su matriz estadounidense General Motors y crear una empresa europea independiente.

El director de General Motors Europa, Carl-Peter Forster, dijo que la matriz está dispuesta a que su vinculación con Opel sea a través de una participación minoritaria en la nueva compañía.

En su intervención con motivo de la visita de la canciller, Forster destacó que "Opel mantendrá un acceso completo a las patentes tecnológicas del consorcio".

El presidente del comité de empresa de Opel, Klaus Franz, se mostró optimista tras la visita de Merkel y dijo a Efe que "puedo imaginar que al final el Estado alemán entre directamente en Opel".

El comité apoya la propuesta del primer ministro del Estado federado de Hesse, Roland Koch, -quien acompañó a Merkel en su visita-, de asegurar inversiones a largo plazo a través de avales.

No obstante, los trabajadores de Opel prefieren una participación directa del Estado alemán en la compañía, al estilo de lo que ocurre en el Estado de Baja Sajonia con Volkswagen, y por ello Franz instó a Merkel a "invertir en Opel".

Hasta ahora la canciller cristianodemócrata ha rechazado una entrada del Estado alemán en Opel y quiere esperar hasta que el Gobierno estadounidense tome una decisión respecto a General Motors.

El comité de empresa de Opel y el poderoso sindicato del sector del metal IG Metall han incrementado la presión a la canciller para que modifique su estrategia en relación con el Gobierno estadounidense y no espere más a que éste tome una decisión.

Merkel y Obama tratarán sobre el futuro de General Motors y su filial europea Opel durante su encuentro esta semana.

Obama ha dado un ultimátum a General Motors para que presente un plan de viabilidad antes de finales de mayo, en los próximos 60 días, y exigió el cambio del presidente de la compañía .

Fritz Henderson, hasta ahora vicepresidente, ha sustituido a Rick Wagoner, que presidió General Motors desde el año 2000.

El Gobierno estadounidense ha exigido a General Motors lograr acuerdos con los sindicatos y acreedores como condición para entregar más ayuda financiera.

Opel, que produce unos 1,5 millones de automóviles al año, tiene cuatro fábricas en Alemania (Rüsselsheim, Bochum, Kaiserslautern y Eisenach).

Además, Opel está presente en Bélgica (Amberes), Reino Unido (Ellesmere Port y Luton), Polonia (Gleiwitz) y España (Zaragoza).

Algunos expertos automovilísticos consideran que Opel tiene ahora una posibilidad histórica de desvincularse de la deficitaria General Motors.