Obama dará más dinero al sector automotriz a cambio de una gran reestructuración

  • Washington, 29 mar (EFE).- El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene previsto anunciar mañana más ayudas financieras a General Motors y Chrysler como parte de un plan para resolver la crisis en la que se encuentra el sector automotriz del país.

Washington, 29 mar (EFE).- El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene previsto anunciar mañana más ayudas financieras a General Motors y Chrysler como parte de un plan para resolver la crisis en la que se encuentra el sector automotriz del país.

A cambio, la Administración Obama exigirá a los dos fabricantes "mucha reestructuración", según declaró hoy a la cadena de televisión ABC el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

El plan será el último intento para rescatar las dos empresas que han perdido decenas de miles de millones de dólares en los dos últimos años y que se encuentran al borde de la declaración de bancarrota, lo que arrastraría a decenas de empresas que suministran componentes a la industria.

Geithner dijo que Washington quiere que el país "tenga un sector del automóvil fuerte" y que el Gobierno estadounidense quiere aprovechar la profunda crisis del sector para que las empresas emerjan "más fuertes".

"Eso requerirá mucha reestructuración y, como Gobierno, estamos preparados para ayudar en ese proceso si creemos que va a proporcionar las bases para un sector más fuerte en el futuro", añadió el secretario del Tesoro.

Filtraciones aparecidas en las últimas horas en medios de comunicación estadounidenses señalan que el plan se sustenta en la entrega de más dinero a General Motors (GM) y Chrysler a cambio de que las dos empresas efectúen profundos cambios en sus estructuras industriales y financieras.

Las dos empresas, por un lado, tendrán que reducir sus costes laborales, tanto en términos salariales como de las prestaciones sanitarias y sociales que pagan a sus trabajadores.

Por otro, especialmente en el caso de General Motors, Washington quiere que los dos fabricantes obtengan compromisos de los tenedores de bonos para reducir el coste de sus deudas.

El Gobierno estadounidense quiere que esos compromisos y concesiones se obtengan en fechas fijas que seguramente estarán contenidas en el plan que presentará Obama el lunes.

El plan lo prepara el Grupo Presidencial del Automóvil, encargado de supervisar la reestructuración del sector y del que forman parte funcionarios de los departamentos del Tesoro, Transporte e Industria.

El grupo lo encabeza el ejecutivo neoyorquino Steven Rattner, que actúa como asesor de Geithner.

Desde diciembre, General Motors ha recibido del erario público 13.400 millones de dólares en préstamos para seguir operando con normalidad.

El pasado 17 de febrero, el gigante automotriz estadounidense presentó un plan preliminar de reestructuración en el que anticipaba que podría necesitar otros 16.600 millones de dólares en ayudas para continuar con su transformación.

Por su parte, Chrysler (que desde el 2007 está bajo control del fondo de inversiones Cerberus) ha obtenido 4.000 millones de dólares y quiere obtener otros 5.000 millones de dólares.

Chrysler ha llegado a un acuerdo provisional con la italiana Fiat que será finalizado una vez se conozcan los detalles del plan de Obama para el sector.

El acuerdo incluye el acceso de Chrysler a tecnología, modelos y la red de distribución de Fiat a cambio de un 35 por ciento del accionariado de la empresa estadounidense.

GM y Chrysler tienen que presentar el martes sus planes finales de reestructuración ante el Departamento del Tesoro.