Renault fabricará el motor diésel del Mégane en Normandía

  • París, 22 abr (EFE).- El fabricante automovilístico francés Renault anunció hoy que el motor diésel 1.6 dCi, que equipará sobre todo al modelo Mégane, será fabricado a partir de 2011 en la planta normanda de Cléon, al noroeste de Francia, preferida a la española de Valladolid y a la rumana de Pitesti.

París, 22 abr (EFE).- El fabricante automovilístico francés Renault anunció hoy que el motor diésel 1.6 dCi, que equipará sobre todo al modelo Mégane, será fabricado a partir de 2011 en la planta normanda de Cléon, al noroeste de Francia, preferida a la española de Valladolid y a la rumana de Pitesti.

La fábrica francesa ha sido seleccionada por "la existencia de líneas de producción flexibles, capaces de producir varios tipos de motores", por su "experiencia en la fabricación de motores diésel" y por "el apoyo de las autoridades públicas", indicó el fabricante en un comunicado.

La elección de la planta normanda se produce después de que el Gobierno francés concediera una subvención de 1,14 millones de euros en concepto de ordenación del territorio para adaptarla a la fabricación del nuevo motor.

La ayuda estatal, atribuida el pasado 3 de febrero, acompaña a un programa de inversión de 80 millones de euros repartidos en tres años propuesto por el constructor, reveló el Ministerio de Ecología y Ordenación del Territorio en un comunicado.

Un portavoz de la compañía precisó a EFE que la opción de Valladolid, "potencialmente estudiada para fabricar el nuevo motor", no ofrecía las mismas ventajas que Cléon en términos industriales y económicos.

"Fabricar el motor en Valladolid habría supuesto una inversión más costosa para Renault, puesto que se precisaría una mayor adaptación de las líneas de producción", indicó el portavoz.

La planta normanda "posee una flexibilidad" a la hora de adaptarse a la fabricación de nuevos motores, lo que le otorgó una ventaja con respecto a la castellanoleonesa, donde también se producen en la actualidad motores diésel, señaló.

"Se ha optado por disminuir la inversión", indicó el portavoz, que señaló que Cléon tiene la capacidad de "reutilizar sus medios de producción" para el nuevo motor, lo que "reduce los costes del proyecto".

En la fábrica normanda, que cumple 50 años, la marca del rombo produce en la actualidad los motores diésel 1.9 dCi, 2.0 dCi, 2.5 dCi y V6 dCi, además de varios propulsores de gasolina y cajas de cambio manuales.

El portavoz reconoció que la adjudicación de este motor a Cléon llega después del apoyo de las autoridades francesas, en forma de la movilización de los cargos electos de la región y de subvenciones, pero precisó que los criterios industriales han sido los que han llevado a elegir la planta normanda.

El portavoz recordó que Valladolid produce en la actualidad el motor 1.5 dCI, "posiblemente el más vendido de la marca", pero que sus líneas no sirven para la futura motorización.

Con esta adjudicación, Renault estabiliza 450 empleos de los 4.386 que tiene Cléon, y "confirma su voluntad de mantener su presencia industrial en Francia", indicó el fabricante.

El Gobierno recordó su intención de ayudar a los fabricantes de automóviles que apuestan por motores que consumen y contaminan menos y señaló que dedica 40 millones de euros a subvencionar proyectos industriales con el objetivo de crear o mantener empleos en el territorio.

Con el nuevo motor, Renault pretende sustituir el 1.9 dCi con una motorización de menor cilindrada, lo que reduce un 20 por ciento el consumo y emite 30 gramos menos de dióxido de carbono por kilómetro, sin que por ello pierda prestaciones.

El modelo, concebido conjuntamente en el seno de la alianza Renault-Nissan, equipará, además de al Mégane, a otros modelos del fabricante francés pero también del constructor japonés.