Mapfre vende su sede en Florida en medio de la revisión del negocio en EEUU


  • El fondo Arawak desembolsa 13 millones por un inmueble de cuatro pisos ubicado en las proximidades del aeropuerto de Miami.

  • La aseguradora está decidida a focalizar sus esfuerzos en los Estados y actividades con proyección de mejorar su rentabilidad.

Miami’s Blue Lagoon

Miami’s Blue Lagoon Mapfre.

Mapfre mueve ficha en EEUU. La aseguradora se ha desprendido del edificio en Miami donde la filial de Florida ubicaba su sede por unos 13 millones y sacando un provecho a la transacción de 3 millones de euros en plusvalías. Encaja en su estrategia de rotación de propiedades y, más aún, en el proceso de revisión de negocio abierto en aquella economía bajo la máxima de potenciar solo lo que ofrezca recorrido claro de rentabilidad, discontinuando o frenando las carteras o actividades deficitarias.

El denominado ‘Edificio Mapfre’ se lo ha quedado la firma americana Arawak Properties, conforme revela una publicación de la inmobiliaria AvisonYoung. Cuenta con unos 7.300 metros cuadrados de superficie, distribuidos en cuatro pisos y con un vestíbulo en el hall de entrada de dos alturas. El complejo se ubica en las proximidades del aeropuerto de Miami, muy cerca de la colonia cubana, aunque alejado del centro financiero.

Las propiedades inmobiliarias son un destino clave para las inversiones de las aseguradoras. A finales de 2016, la cartera de edificios de Mapfre en todo el mundo valía 3.116 millones -casi 800 millones son plusvalías- e, incluso, efectuó nuevas adquisiciones por más de 100 millones ese mismo ejercicio. Este año, en cambio, hizo caja de 72 millones en el inmueble utilizado por la filial de negocio directo Verti y ahora en Florida. Rotar la cartera es parte de la estrategia para maximizar sus posibilidades y, sobre todo, para empujar los resultados.

Mejorar la cuenta y el rendimiento para el accionista ha pasado de hecho a ser la prioridad número uno de gestión del grupo desde 2015. La idea nuclear de la hoja de ruta 2016-2018 busca lograr, al menos, una rentabilidad del 11% sobre recursos propios (Roe) y del 5% por dividendos. Comprometerá mayores recursos a lo que sume y frenará lo que reste. Bajo esta regla ha cancelado contratos, carteras e incluso dejado de operar algún negocio en España, Portugal y varios países de Latinoamérica, y ha reestructurado filiales como la de Asistencia.

EEUU genera el 10% de la cuenta

Se trata del prisma bajo el que mira su negocio en todo el mundo y al que no escapa Estados Unidos, aún cuando en 2014 era uno de los mercado prioritarios. Allí genera el 10% del resultado. Lleva más de una década aunque sería en 2008 cuando toma una posición relevante con la compra del especialista en pólizas de automóviles de Massachusetts Commerce y su ruta hace apenas tres años pasaba por entrar en varios nuevos estados.

No renuncia a las oportunidades de negocio en la primera economía, aunque el acento ahora va más en la oferta digital -proyecta lanzar el modelo de venta online en Pensilvania bajo la marca Verti en septiembre-. “Analizaremos nuestra presencia en EEUU con el objetivo de centrar los esfuerzos en los estados donde tengamos escala suficiente para mejorar la rentabilidad”, así lo adelantó el mismo presidente del grupo, Antonio Huertas, a los accionistas de Mapfre en la última junta celebrada el pasado mes de marzo. Su foco, apuntó, estaría en el negocio de automóviles y "en los estados de Massachusetts, New York, New Jersey, Connecticut, California y Florida".

Una de las metas de la estrategia es conseguir que la partida de costes operativos y por siniestros -ratio combinado-no se coma más del 96% de los ingresos. Esta tasa había bajado 0,40 puntos porcentuales interanuales en junio, hasta el 97,2%, en las cuentas del grupo gracias a la medicina de ajustes de negocios.

En EEUU sale, sin embargo, aún a pérdidas: con el 101,6% por el avance de la siniestralidad en automóviles si bien aquella franquicia gana dinero y ha remontado el horrible 2015, donde las tormentas históricas propinaron una dentallada de 160 millones al resultado del grupo. Suficiente para, al menos, revisar la estrategia -hoy sus tarifas en hogar, por ejemplo, allí son superiores-.