Industria será "flexible" con las comunidades retrasadas en las fases previas del apagón analógico

Ros pide a las televisiones locales emitir en Internet en lugar de en la TDT, ya que se trata de un medio "más asequible y liberará espectro"

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado para las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información, Francisco Ros, aseguró hoy que el ministerio de Industria será "flexible" con las comunidades autónomas que se retrasen en las fases previas del apagón analógico, aunque aseguró que la fecha definitiva --el 3 de abril de 2010-- para el encendido digital sí será obligatoria para todos.

Durante su comparecencia en el Senado, Ros respondió de esta manera a las críticas de las televisiones privadas, que plantearon pedir "responsabilidades" a las comunidades autónomas ante el retraso en algunos procesos de apagado. Según UTECA, esta situación conllevaría la obligación para los operadores de mantener los costes de emisión en digital y analógico.

El secretario de Estado explicó que el Gobierno dará más facilidades en esta primera fase --que tendrá lugar el próximo 30 de junio y afectará al 12 por ciento de la población--, ya que "se trata de la primera vez" que las comunidades afrontan el proceso de manera global. En este sentido, señaló que la transición a digital (al menos hay un proyecto por cada comunidad autónoma) supondrá "un grado de experiencia para próximos ajustes" en las siguientes fases.

Asimismo, reiteró que el Real Decreto que regula este proceso "establece una clausula que, en función de las circunstancias concretas el Estado las puede variar". En concreto, Ros detalló que hay tres comunidades autónomas en las que no se han realizado actuaciones de extensión de cobertura y, por lo tanto, sus proyectos no tienen fecha fijada para el cese: Galicia, País Vasco y Castilla-León. En el caso de las dos primeras, matizó que el proceso electoral y el cambio de Gobierno han supuesto un "'impasse' lógico", que se solucionará "en cuanto los dos nuevos encargados asuman las responsabilidades en torno a este tema".

No obstante, ante el retraso de Castilla y León, se mostró "sorprendido", debido a que se trata de la comunidad autónoma que más ayudas ha recibido del Gobierno en la distribución de fondos para las dos primeras fases --13,1 millones de euros en total--. "Nos ha sorprendido un poco, estamos manteniendo reuniones con los representantes y esperamos resoluciones en breve", aseguró.

400 MILLONES DE EUROS

Cabe recordar que el Gobierno ha establecido dos requisitos para poder llevar a cabo el proceso de apagado analógico, que deben de ser cumplidos simultáneamente. Así, las comunidades autónomas deberán contar con una cobertura mínima, además de un determinado nivel de penetración de la TDT.

En este apartado, el senador 'popular' Juan Pablo Sánchez incidió en la "preocupación generalizada" de las entidades locales que "ven cómo se acerca la fecha y todavía no vislumbran la posibilidad de recibir en plazo la TDT en sus hogares". De esta manera, Sánchez solicitó al Gobierno que sea el que financie "en su totalidad" la instalación de equipos necesarios, así como el mantenimiento de estas instalaciones.

El secretario de Estado detalló que el Gobierno ha aportado en torno a 400 millones de euros para el proceso de la TDT. A día de hoy, la cobertura comprometida por los radiodifusores abarca un 98 por ciento, en el caso de RTVE (1.900 repetidores) y un 96 por ciento, en el caso de las televisiones privadas (1.050). Sin embargo, Ros recordó que para alcanzar la cobertura analógica preexistente RTVE debería desarrollar 2.750 centros complementarios, por los 3.680 de las televisiones privadas.

"ID HACIENDO PLANES"

Por otro lado, Ros se solicitó a las televisiones locales emitir en Internet en lugar de en la TDT, ya que se trata de un medio "más asequible" para estos operadores. En este sentido, apuntó a la utilización de "recursos carísimos" para promover esta medida ya que, a su entender, la Red permitiría emitir "de manera más barata y sostenible".

Además, subrayó que, de esta manera, se estaría "liberando más espectro para otras aplicaciones futuras de las televisiones, que serán más necesarias". "Para una televisión local, emitir en TDT es enormemente caro. El mensaje para las locales es: id haciendo planes para difundir en Internet", concluyó.