Los libreros facturaron un 3% más en Sant Jordi, alcanzando los 20,96 millones


BARCELONA|
Los libreros facturaron un 3% más en Sant Jordi, alcanzando los 20,96 millones

Los libreros facturaron un 3% más en Sant Jordi, alcanzando los 20,96 millones BARCELONA | EUROPA PRESS

El catalán supera al castellano en ejemplares vendidos pero no en títulos

El Gremi de Llibreters de Catalunya facturó el día de Sant Jordi un 3% más que el pasado año, ha explicado este jueves el presidente del gremio, Antoni Daura, en rueda de prensa de balance de la jornada.

El día se cerró con una facturación de 20,96 millones de euros -respecto a los 20,35 de hace un año-- y con 1.580.000 ejemplares vendidos --1.530.000 en 2015--.

El conseller de Cultura de la Generalitat, Santi Vila, ha celebrado los datos de la jornada, que considera un "éxito" y que demuestra que el sector marcha bien y todavía tiene recorrido.

Los libreros celebran que las ventas se hayan repartido entre 45.267 títulos diferentes --por encima de los 43.070 del año pasado--, lo que da lugar a un Sant Jordi "muy transversal", en que los diez títulos más vendidos han pasado a representar el 4,87%, en vez del 6,49% de 2015.

En algunas zonas bajó la afluencia al no haber tejido comercial, sino más bien espacios de oficinas, como sucedió en parte del barrio barcelonés de Sarrià, Terrassa y Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), ha dicho.

CATALÁN Y CASTELLANO

"Una vez más Sant Jordi goza de mejor salud", ha celebrado Daura, que ha añadido que el catalán ha superado al castellano en número de ejemplares vendidos pero no en número de títulos.

El 32,65% de títulos vendidos en la jornada eran en catalán --hay cinco veces menos oferta en catalán que en castellano-- pero, si se considera en número de ejemplares vendidos, las ventas en catalán han sido superiores a las del castellano, disparándose hasta el 54,32%.

El presidente de la Cambra del Llibre de Catalunya, Patrici Tixis, ha explicado que en Sant Jordi el peso entre castellano y catalán se reparte en un 45-50% en favor del castellano, y que pone de relieve el crecimiento del hábito de lectura en catalán --uno de cada cuatro libros se lee en este idioma en todo el año--.

Lo ha atribuido a que Sant Jordi es "una fiesta específica muy catalana", y que quizás es algo que los compradores tienen en mente durante la jornada.

Otro dato relevante de este Sant Jordi es que el libro infantil en catalán se vendió un 70%, frente al 30% en castellano, una cifra "curiosa e interesante", según Daura.

BARCELONA

Sobre las concentraciones producidas en la jornada en el centro de Barcelona, Daura ha explicado que deberá abordarse su mayor distribución por toda la ciudad, y se ha previsto una reunión con el Ayuntamiento para negociar los emplazamientos de las paradas: "Es difícil vender si las paradas están llenas".

"Es el primer Sant Jordi del nuevo equipo municipal y han visto en su propia piel qué significa gestionar esto. Desde dentro se han dado cuenta", ha explicado Daura, que defiende que los libreros y floristas deben tener su espacio en esa jornada.

OBJETIVO: PATRIMONIO DE LA UNESCO

La celebración de 2016 caerá en domingo, algo que Daura no teme porque es coyuntural y sucede cada cierto tiempo, aunque quizás obligará a los editores a plantearse tener paradas durante dos días en algunas poblaciones, y que en otras sea imposible: "Aún tenemos unos cuantos meses para prepararlo".

La Cambra del Llibre trabaja en que la Unesco reconozca la fiesta de Sant Jordi como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, lo cual le daría una categoría más internacional: "Un reconocimiento de este tipo nos daría un apoyo extraordinario".