González propone más inversión pública y poner fin al "casino financiero"

TERRASSA (BARCELONA), 22 (EUROPA PRESS)

El ex presidente del Gobierno Felipe González propueso hoy más inversión pública, garantizar la cohesión social y poner fin al "casino financiero" como recetas anticrisis.

Al intervenir en un mitin en Terrassa junto al líder del PSC y presidente de la Generalitat, José Montilla, y la candidata europea Maria Badia, González abogó por afrontar la recesión a escala internacional.

"Los desafíos son globales, las respuestas son regionales y locales", dijo González, y se preguntó: "¿Cómo se puede resolver desde cada uno de nuestros chiringuitos la recesión mundial?"

"Hoy más que nunca necesitamos Europa, y lo digo con la misma convicción con la que luché" hace más de 20 años para lograr la incorporación de España en la entonces CEE, dijo González, quien contrastó la respuesta que dan los Estados Unidos de Barack Obama y la que puede dar una Eurocámara de mayoría absoluta con la de los "neoconservadores y neoliberales fanatizados", a quienes culpó de la recesión.

MENSAJE DE ESPERANZA

Tras hacer un duro diagnóstico de la situación, acabó con un mensaje de esperanza, puesto que si se hacen "bien las cosas", Cataluña, España, Europa y todo el mundo tienen una "fantástica oportunidad" para generar riqueza, garantizar la igualdad de oportunidades y la cohesión social, y afrontar retos como el cambio climático y el incremento de la desigualdad entre ricos y pobres.

"El mundo ha cambiado en los últimos 20 años", mientras que Europa "no lo ha hecho", aseguró González, quien indicó que, mientras en los Estados Unidos las 20 principales empresas de ahora y de hace 30 años son distintas, en el viejo continente mandan "los mismos".

González indicó que, desde principios de los 90, tras la caída del muro de Berlín y el colapso del bloque comunista, la "mano invisible" del mercado financiero ha creado una "burbuja" que equivale a 60 trillones de dólares, lo equivalente a la riqueza que se genera en todo el mundo en un año, una cifra que ahora "no se sabe dónde está".

Durante estos años, se ha creado una "ficción" que ha "estallado" ahora con la crisis, por lo que son necesarias soluciones que pasan por descartar el modelo neoconservador, que propugna la desregulación absoluta de los mercados financieros y rechaza el intervencionismo de la administración pública.

"Yo defendí la economía de mercado cuando era pecado mortal en la izquierda", recordó González, quien manifestó que una cosa es afirmar esto y otra "dejar en el mercado todo el destino". "Hay cosas que ni se compran ni se venden", dijo; de lo contrario, pasa lo que ha ocurrido: hay "desigualdades exponenciales" con núcleos empresariales que se enriquecen.

Por todo ello, defendió el sector público como dinamizador de una economía en crisis, como hace el presidente estadounidense, Barack Obama, con las inversiones multimillonarias que ha anunciado en infraestructuras y su apuesta por las energías renovables como "generador de riqueza".

Constató que la derecha no comparte estas apuestas sino que opta por la "demagogia" al abordar la inmigración, cuando es gracias a los extracomunitarios que se mantiene el sistema de pensiones europeo.

González apostó por transformar el modelo productivo, descartando el actual basado en salarios bajos, en favor de otro que prime la excelencia y la productividad. "No vamos a competir nunca más ni debemos hacerlo con paises emergentes con salarios baratos", ni "segmentando" el mercado con empleos poco remunerados para jóvenes e inmigrantes, dijo.

Recordó que, según los datos oficiales, el PIB español caerá este año un 3 por ciento, mientras que "en Alemania no hay exceso de ladrillo y cemento" y la economía caerá un 6%, sobre todo porque al ser una economía que exporta más, nota el impacto de una recesión que es mundial.