Los líderes del G-20 dan forma a su respuesta a la crisis

Los líderes del G-20 dan forma a su respuesta a la crisis

Los líderes del G-20 dan forma a su respuesta a la crisis

LONDRES (Reuters) - Los líderes mundiales se disponen a declarar el fin del capitalismo sin restricciones en la cumbre del G-20 del jueves, después de que Francia y Alemania pidieran actuar rápido para impedir que se repita la peor crisis económica desde los años 30.

El borrador del comunicado de la cumbre de Londres, al que tuvo acceso Reuters, señala que los líderes obligarán a la supervisión de los 'hedge funds' por primera vez y reforzarán la regulación a través de un nuevo organismo, además de aumentar el papel del Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, aún había discrepancias sobre la financiación mejorada del FMI para abordar las crisis en las economías emergentes, sobre cómo controlar los paraísos fiscales y sobre la cantidad de dinero para impulsar el comercio.

Los líderes del G-20 están preparando una importante expansión en recursos a través del FMI, incluyendo posiblemente triplicar la cantidad para imprevistos a 750.000 millones de dólares (unos 565.000 millones de euros), dijeron fuentes familiarizadas con la negociación.

El borrador incluye la promesa de proporcionar "el tipo de esfuerzo sostenido necesario para restaurar el crecimiento" sin hacer ningún compromiso más allá de los billones que se están gastando para estabilizar los bancos, apuntalar la demanda y limitar la pérdida de empleos.

Con la intención de dar un mensaje de refuerzo de confianza a los votantes y a los mercados financieros en un momento en el que el mundo sucumbe a la recesión, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que no había diferencias sustantivas con Europa, pese a las inamovibles posturas de los dirigentes de Alemania y Francia.

Washington quiere una regulación más estricta, según dijo Obama en rueda de prensa el miércoles con el primer ministro británico, Gordon Brown, anfitrión de la cumbre, al asegurar que no sólo iba a dar lecciones, sino también escuchar y ayudar a salir de los problemas.

No estaba claro si el punto de fricción, que parece ser principalmente la demanda de Sarkozy de poner en la lista negra a los paraísos fiscales, sería suficiente para dar al traste con el mensaje de unidad.

"Lo más importante es que estamos de acuerdo en el principio de que ningún producto financiero, ningún participante del mercado financiero y ningún mercado financiero pueden quedar sin regulación y sin supervisión", dijo el ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrück, a la emisora Deutschlandfunk desde Londres.

NO BASTA

Los mercados, que han lidiado con la crisis durante meses, han recuperado parte del camino perdido en el último mes, pero los analistas se muestran escépticos sobre si el comunicado final generará mucho más optimismo.

"La gente le echará un vistazo y no inspirará confianza en los mercados financieros", dijo Colin Ellis, economista europeo en Daiwa Securities, sobre el borrador del comunicado.

"Todo el mundo sabe que hay mucha fricción entre bambalinas y mientras eso exista habrá dudas sobre la sostenibilidad de cualquier recuperación", añadió.

Se prevé que la economía mundial se contraiga más en 2009 que en cualquier año posterior a la Segunda Guerra Mundial, retrocediendo entre un 0,5 y un 1 por ciento, según el FMI, cuyo director gerente, Dominique Strauss-Kahn, llama a la actual situación la "Gran Recesión".

La Organización Internacional del Trabajo dice que la crisis podría costar 50 millones de empleos a final de año.

"No se están moviendo lo suficientemente rápido para limpiar el sistema financiero", dijo el Financial Times en su portada del jueves citando una cita de Strauss-Kahn.

El borrador del comunicado contenía la promesa del G-20 de permitir un seguimiento "independiente, franco e imparcial" de sus economías y sectores financieros por parte del FMI.

MOVILIZAR BILLONES

Los líderes del G-20 esperan que los aproximadamente dos billones de dólares que los Gobiernos están inyectando a la economía a través de recortes fiscales, proyectos de construcción e inversión sostenible, según Brown, limite la profundidad y duración de la recesión y pueda crear 20 millones de nuevos puestos de trabajo.

Pero París y Berlín, que temen que la cumbre se quede corta a la hora de marcar la regulación de los paraísos fiscales, los 'hedge funds' y los mercados en general, abogaron por anuncios concretos.

"Si no acordamos aquí las regulaciones, no las acordaremos en los próximos cinco años", dijo Merkel en rueda de prensa conjunta con su colega francés el miércoles.

"Queremos que el principio de la nueva regulación sea un objetivo fundamental. Eso no es negociable", dijo Sarkozy.