Banco de España afirma que la deficiente gobernanza de la caja socavó gravemente su solvencia y viabilidad

El organismo advierte que el patrimonio neto de la caja "empeorará sensiblemente" con ajustes de 600 millones de euros

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El Banco de España intervino Caja Castilla-La Mancha (CCM) por la "deficiente" gobernanza de la entidad del equipo directivo, que llegó a "socavar de forma muy grave la solvencia y viabilidad" de la caja de ahorros que hasta ahora presidía Juan Pedro Hernández Moltó.

Así figura en el documento de la comisión ejecutiva del Banco de España en su sesión del pasado 28 de marzo, cuando el organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez decidió hacerse con la gestión de la entidad, la primera intervención desde que estalló la crisis financiera.

El texto, al que tuvo acceso Europa Press, resalta que el equipo directivo de CCM sobrevaloró el ciclo expansivo y asumió una exposición excesiva al sector inmobiliario, tanto a través de la financiación directa como de participaciones en empresas del sector, sin ser capaz de reaccionar cuando el deterioro de la situación se hizo manifiesto.

La situación de la entidad se volvió "insostenible" ante la continua retirada de depósitos, coincidiendo con la cerrazón de todas las vías de financiación interbancarias ante la bajada de 'rating' hasta 'BB+' que tuvo lugar el 19 de febrero, y sin activos aptos para su descuento ante el sistema europeo de bancos centrales.

Estos hechos obligaron a la caja castellano manchega a solicitar una provisión urgente de liquidez por importe máximo de 900 millones de euros ante su incapacidad para hacer frente a sus obligaciones

El Banco de España advierte además que, aunque la entidad presenta un patrimonio neto positivo, la situación "empeorará sensiblemente" si se tienen en cuenta los 600 millones de euros de ajustes al patrimonio neto que, previsiblemente, se derivarán de la inspección en curso.

Según los datos del organismo, la inversión crediticia de CCM presenta una fuerte concentración en el sector promotor-constructor por encima del 40% de la inversión crediticia, así como en empresas de su propio grupo económico.

PROMOTORES QUE PARTICIPABAN EN LA CAJA.

"Una parte de estas concentraciones se explica por la presencia de empresarios relacionados con el sector promotor que, financiados en su mayor parte por la caja de ahorros, participan conjuntamente con ella en inversiones y proyectos inmobiliarios", indica el documento.

La morosidad durante el último ejercicio se deterioró "rápidamente", resalta el informe, ya que su ratio pasó del 0,5% al 5,1% del total de la inversión, mientras que su cobertura se adelgazó desde el 385% hasta el 36%.

La entidad trató de encontrar una solución de integración con otras cajas de ahorros que suponía la percepción de ayudas por parte del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de cajas de ahorros, pero esta solución "ha devenido imposible", dice.

En la actualidad, el órgano de administración de CCM está en manos de Jorge Pérez Cerdá Silvestre, Carlos Miguel Hervás Arnáez, y Raúl Hernández Pardo, con todas las facultades para nombrar el equipo de dirección; dirigir, controlar y ejecutar la actividad de la entidad; diseñar las medidas necesarias para afrontar la situación, y conceder y revocar poderes.

El Banco de España hizo requerimientos a CCM sobre la inversión crediticia y la liquidez en 2007, que se tradujeron en un aumento de los saneamientos y ajustes en resultados por importe de 441 millones de euros.

FALTAN 60 MILLONES POR DOTAR.

Entonces se incrementaron las provisiones específicas de la cartera crediticia en 245 millones de euros, de las que sobre estados de diciembre faltan por dotar en torno a 60 millones, y se constató un deterioro de instrumentos de capital por valor de 296 millones de euros.

El instituto emisor instó además a la entidad financiera a reconducir su "inestable estructura de financiación", reduciendo su apelación a los mercados mayoristas, pero la entidad no ha mejorado su situación, ya que ha sido incapaz de incrementar los depósitos de su clientela por encima de su inversión crediticia.

Ante la "frágil situación de la entidad" se comenzó otra inspección, continuación de la anterior, centrada en la revisión de la corporación, de la liquidez y la cartera de inversión crediticia, de la que, probablemente, se derivarán ajustes al patrimonio neto que superarán los 600 millones de euros.

CCM, resultado de la fusión de tres cajas de Castilla y León en 1992, cuenta con un volumen de balance superior a 26.000 millones de euros, con cuotas de mercado de depósitos en la Comunidad Autónoma del 27%, así como con una red de 3.200 empleados y 600 sucursales.