Economía.- El 'Plan E' dilapida el ahorro de los españoles y no contribuye a superar la crisis, según Juan de Mariana

MADRID, 11 (EUROPA PRESS) El Plan de Estímulo que ha puesto en marcha el Gobierno para hacer frente a la crisis económica "dilapida" el "escaso ahorro" de los españoles y no contribuye a superar el ajuste, según se desprende del boletín del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana. Además, pone de manifiesto que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su comparecencia de ayer en el Congreso, insistió en la eficacia de su política económica, mientras que las medidas aprobadas hasta la fecha no han solventado ni solventarán la actual situación. Prueba de ello, según el instituto, es el creciente déficit público que sufre y seguirá sufriendo el país, con el consiguiente incumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que rige la UE, así como con el aumento del diferencial entre la deuda pública española y la alemana, que también irá en aumento. El instituto considera que el 'Plan E' de Zapatero constituye un proyecto keynesiano, basado en el incremento del gasto público que, curiosamente, toma prestadas algunas de las "malas iniciativas" puestas en marcha por la Administración de EE.UU. En concreto, señala que, igual que hizo Bush, el Gobierno español devolvió a cada trabajador 400 euros para tratar de estimular el consumo y reanimar la economía. No obstante, señala que, a pesar de que las rebajas fiscales son una de las pocas iniciativas que puede adoptar el Estado frente a la crisis, siempre hay que llevarlas a cabo al tiempo que se reduce el gasto público y sin renunciar al equilibrio presupuestario. En cuanto a la eliminación del Impuesto de Patrimonio, el instituto afirma que "deja un sabor amargo" por motivos parecidos a la devolución de los 400 euros, ya que se efectúa sin reducciones de gasto, lo que implica que el déficit público se financiará con cargo al ahorro de los españoles. Sobre el apoyo financiero a las pymes, el boletín señala que el aval que presta el Tesoro a la banca a la titulización de préstamos a pymes nació con la intención de extender el grifo al crédito, pero se trata de una medida que "no soluciona nada" y que, además, tiene visos de empeorar las cosas. CIRCUITOS FINANCIEROS MÁS ARRIESGADOS. De hecho, advierte de que el aval del Estado a este tipo de titulizaciones produce, en realidad, una desviación de los flujos de ahorro hacia circuitos mucho más arriesgados de lo que los ahorradores están dispuestos a financiar a costa de atacar impositivamente el capital acumulado para respaldar eventuales impagos crediticios. Por otro lado, el instituto critica también los privilegios para el sector de la construcción, sobre todo las rebajas fiscales que tampoco se acompañan de reducciones drásticas del gasto, así como la construcción de nuevos pisos subvencionados ante el gran 'stock' de viviendas con el que cuenta el país. "Todo ello, sólo contribuye a retrasar el necesario del sector", advierte. Asimismo, critica el plan de recolocación de parados, el plan de inversión de obra pública --por desviar el ahorro hacia bienes de capital--, la mejora del tratamiento fiscal de la deuda y la ampliación del plazo de la hipoteca, ya que se dirige a reducir minorar la cuota y reducir así los impagos hipotecarios para salvar a los bancos de la bancarrota, algo que no se podrá evitar si sigue repuntando el desempleo. "El problema de los impagos vendrá más adelante, cuando el desempleo se convierta en endémico", denuncia.