Economía/Finanzas.- (Ampl.) La crisis reduce un 12% los beneficios de la banca en 2008 y dispara la morosidad al 2,4%

La patronal de la banca prevé que los resultados de 2009 sean "menos buenos" por la recesión y la crisis financiera internacional MADRID, 26 (EUROPA PRESS) Los bancos españoles ganaron 16.603 millones de euros en el ejercicio 2008, lo que supone un descenso del 12% respecto al beneficio obtenido el año anterior, tras destinar a insolvencias y dotaciones 15.726 millones de euros, más del doble que en 2007, según los datos presentados hoy por el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín. El presidente de la patronal calificó estos datos de "buenos y recurrentes", puesto que se han obtenido "en el año del colapso del sistema financiero internacional". A su parecer, los bancos españoles "han logrado capear el temporal y sobrevivir a la tormenta mientras que muchos de sus rivales no han podido hacerlo". Los créditos a la clientela crecieron un 6,9% hasta 1,29 billones de euros, y presentan una morosidad consolidada estimada del 2,4%, frente a la del 1% de finales de 2007, con unos fondos de cobertura que equivalen al 91% de los préstamos dudosos, mientras que un año antes suponían el 190%. En términos individuales, la mora es del 2,81%, frente a la del 0,76% del ejercicio precedente, y la cobertura es del 82%. El margen bruto alcanzó 63.306 millones, un 10% más, mientras el margen de explotación, por su parte, retrocedió un 16,4% y se estableció a 19.945 millones. Los depósitos a la clientela aumentaron a un ritmo del 13,9%, hasta 874.550 millones de euros, y los ingresos netos por comisiones cayeron un 7,6%, hasta 7.043 millones. El presidente de la AEB subrayó que más del 45% de los créditos tienen garantía hipotecaria, por tanto, los bancos "presentan una situación sólida y un enorme margen para absorber dotaciones", al tiempo que gozan de una buena capitalización (8,42%), mayor que la de los competidores europeos y norteamericanos antes del proceso de inyecciones de capital público por parte de los estados. Miguel Martín recalcó además que la banca española ha logrado sortear el temporal sustituyendo la financiación que antes se obtenía en los mercados recurriendo a la del Banco Central Europeo (BCE), realizando emisiones de pagarés a corto plazo y con la captación de depósitos de clientes. A escala interna, ha acometido fuertes dotaciones para provisiones e insolvencias, pero aún cuenta con una cobertura holgada en comparación con los estándares europeos, de entorno al 50%, al tiempo que mantiene los "colchones de capital" por encima de los mínimos regulatorios, dijo Martín, que también destacó la contención de costes. "LOS BANCOS SABRÁN ADAPTARSE". Para el ejercicio en curso, señaló que el principal objetivo de la banca debe ser adoptar aquellas estrategias que le permita prepararse para competir en un "escenario radicalmente diferente", ya que la resolución de la crisis va a implicar un cambio profundo en el sistema financiero mundial. "Tendremos que adoptarnos a la nueva realidad, y con toda seguridad, los bancos españoles sabrán hacerlo", aseveró. Sobre los resultados que se obtendrán al cierre del presente ejercicio, Martín eludió hacer ninguna previsión, pero pronosticó que serán algo menos positivos que los de 2008. "No espero que sean tan buenos, pero espero que se aproximen todo lo posible", sostuvo, tras advertir que contempla un escenario de recesión económica tanto en 2009 como en 2010, y la continuación de la crisis financiera. En este sentido, incidió en que las entidades afrontan importantes retos como la continuación del cierre de los mercados financieros mayoristas que dificultan una adecuada estructura de financiación, una caída de los ingresos por la menor actividad económica, el incremento de la morosidad y el profundo ajuste en el mercado inmobiliario.