Economía/Vivienda.- Corredor dice que su nuevo Plan da "preferencia" a las familias numerosas con las ayudas "más altas"

MADRID, 18 (EUROPA PRESS) La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, aseguró hoy que el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 da "preferencia" a la protección de las familias numerosas con las "cifras más altas" de ayudas estatales, y negó que la supresión de la posibilidad de enajenar las viviendas o la restricción en tamaño de las mismas a 90 metros cuadrados, desde los 120 anteriores, supongan una "excepción". En respuesta a una pregunta de la diputada socialista Ana Fuentes Pacheco durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso, Corredor respondió a las críticas de la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) por la desaparición en el articulado del nuevo Plan de los beneficios hasta ahora reconocidos a este colectivo. La ministra recalcó que su departamento "siempre ha intentado" reforzar las medidas de apoyo a los colectivos vulnerables y señaló que el Plan contemplado intensifica el apoyo "a las personas más necesitadas", como jóvenes, discapacitados y "especialmente" a las familias numerosas. Así, explicó que el nuevo Plan les concede preferencia en la solicitud de ayudas con "cupo limitado", al tiempo que mejora sustancialmente prestaciones como la subsidiación de los préstamos, que sube entre un 40% y un 50%, y la ayuda estatal directa a la entrada, que se eleva entre un 50% y un 60%, hasta 12.000 euros, la "cifra más alta de todo el Plan". Además, explicó que se contempla que los ingresos familiares ponderen según el número de miembros para introducir "exenciones", que flexibilizan los requisitos que les permiten acceder a una vivienda protegida pese a se titulares de otra, ya sea libre o también protegida. CORRESPONSABILIDAD DE LAS CC.AA. No obstante, remarcó que la supresión o no de la posibilidad de enajenar el uso de una vivienda protegida antes del límite general de diez años no supone una "excepción", pues la finalidad de esta medida es "devolver" a las comunidades autónomas la competencia para flexibilizarlo. De la misma forma, la reducción en la superficie de vivienda protegida supone en realidad eliminar el tope "hacia arriba", pues aunque las ayudas estatales se restringen a los 90 metros cuadrados --excluyendo trastero o garaje--, las comunidades puede aumentar esta financiación "como lo consideren", bajo el criterio de "corresponsabilidad" y siempre teniendo en cuenta que las familias numerosas "son de muy distinta clase".