El embargo de casas británicas aumentó un 54% en 2008, el mayor nivel en 12 años

  • Londres, 20 feb (EFE).- Los embargos de casas por impago de hipotecas aumentaron en el Reino Unido un 54 por ciento, hasta 40.000, el nivel más alto en doce años, informó hoy el Consejo de Entidades de Préstamo Hipotecario (CML, en sus siglas en inglés).

El embargo de casas británicas aumentó un 54% en 2008, el mayor nivel en 12 años

El embargo de casas británicas aumentó un 54% en 2008, el mayor nivel en 12 años

Londres, 20 feb (EFE).- Los embargos de casas por impago de hipotecas aumentaron en el Reino Unido un 54 por ciento, hasta 40.000, el nivel más alto en doce años, informó hoy el Consejo de Entidades de Préstamo Hipotecario (CML, en sus siglas en inglés).

Pese a la dura recesión que afecta al país, el CML señaló que hubo 5.000 embargos menos de lo que había previsto esa institución para 2008, si bien mantiene su proyección de 75.000 embargos para 2009.

Según el Consejo, las entidades crediticias están haciendo "esfuerzos intensos" para que la retención de bienes inmuebles sea el último recurso a la luz de la actual crisis económica.

"Urgimos a los prestatarios a ponerse en contacto con sus prestamistas antes de dar ese paso (entregar las llaves de la vivienda), pues puede haber otras soluciones", afirmó el director general del CML, Michael Coogan.

Además, los atrasos en el pago de hipotecas empeoraron el pasado años como resultado de la recesión, ya que 182.600 hipotecas -el 1,57 por ciento del total- sufrieron demoras valoradas en el 2,5 por ciento o más del dinero que los afectados adeudaban al banco.

Esa cifra resulta superior al registrado en 2007, cuando el 1,08 por ciento de las hipotecas sufrieron ese nivel de atrasos de pago.

El primer ministro británico, Gordon Brown, lamentó la "tristeza" que acarrear esos datos para los embargados pero prometió medidas para atajar el problema.

"Vamos a hacer todo lo que podamos para frenar los embargos", remarcó Brown.

Por su parte, el secretario de Estado de Vivienda, Iain Wright, admitió que "cada embargo es una tragedia para alguien" y, como el Primer Ministro, dijo que el Gobierno intentará "minimizar tanto como sea posible el riesgo de embargo".