El mercado castiga la toma de control de Lloyds por el Tesoro británico

  • Londres, 9 mar (EFE).- Los inversores han recibido hoy con preocupación y desencanto el aumento de la participación del Estado británico en Lloyds Banking Group, después de que el Tesoro se hiciera este fin de semana con una participación del 65 por ciento.

El mercado castiga la toma de control de Lloyds por el Tesoro británico

El mercado castiga la toma de control de Lloyds por el Tesoro británico

Londres, 9 mar (EFE).- Los inversores han recibido hoy con preocupación y desencanto el aumento de la participación del Estado británico en Lloyds Banking Group, después de que el Tesoro se hiciera este fin de semana con una participación del 65 por ciento.

Así, las acciones de Lloyds Banking Group -la entidad surgida tras la adquisición del Halifax Bank of Scotland (HBOS) por parte de Lloyds TSB- llegaron a caer más del 11 por ciento en los primeros minutos de negociación en la Bolsa de Valores de Londres.

Sin embargo, a lo largo de la mañana el castigo se fue moderando hasta anotarse un retroceso del 8,10 por ciento, con lo que los títulos del banco cotizaban a 38,60 peniques a media sesión.

Con el índice principal FTSE-100 cayendo un 1,42 por ciento, hasta 3.480,68 puntos, el resto de entidades también cotizaban a la baja: Barclays perdía el 12,04 por ciento; el HSBC, el 8,18 por ciento, y Royal Bank of Scotland (RBS), el 7,58 por ciento.

Todas las miradas estaban puestas en las acciones de Lloyds, que sorprendió a los analistas al incorporar al Programa de Protección de Activos del Gobierno 260.000 millones de libras (290.000 millones de euros) en activos tóxicos, una cifra mayor de lo esperado.

El banco, considerado como una de las entidades británicas más "conservadoras" con sus finanzas, sorprendió a los inversores al solicitar la ayuda del Estado para hacer frente a tal cantidad de activos "dudosos", procedentes en un 83 por ciento de la cartera crediticia del HBOS.

Del total de activos tóxicos asegurados, 216.000 millones de libras proceden del HBOS, mientras que el Lloyds aporta 44.000 millones de libras.

Esa disparidad de cifras refuerza la opinión de algunos analistas de que la operación de rescate en la que el Lloyds TSB adquirió a su mayor rival podría ser, a la larga, un "desastre" para el grupo.

En una fusión que apoyó el propio Gobierno de Gordon Brown, Lloyds desembolsó 12.200 millones de libras (13.300 millones de euros) para evitar el colapso del HBOS, alianza que el Ejecutivo calificó de "necesaria" para el "interés nacional" y para "evitar el colapso del sistema financiero".

Sin embargo, ahora es esta adquisición la que ha obligado al banco a recurrir al Estado para limitar las posibles pérdidas derivadas de su cartera de activos tóxicos.

El pasado viernes, el mercado celebraba, en cambio, lo que consideraba como un "inminente" acuerdo entre Lloyds y el Tesoro, en tanto en cuanto reforzaría la estabilidad financiera de la entidad.

Sin embargo, parece que los inversores no han aprobado la "letra pequeña" del acuerdo, es decir, el precio que la entidad tendrá que pagar al Estado por esa estabilidad.

Y es que el Tesoro se ha hecho con el control del banco, al conseguir el 65 por ciento de los derechos de voto, un porcentaje que podría, incluso, aumentar hasta el 77 por ciento si convierte las acciones de clase "b" -sin derecho a voto- en acciones ordinarias de clase "a", que sí tienen derechos de voto asociados.

Ahora, las miradas están puestas en el futuro del presidente de Lloyds, Victor Blank, y en su consejero delegado, Eric Daniels, que habían mostrado su oposición a que el Estado controlara más del 50 por ciento de la entidad.

Por el momento, Lloyds ha dado su apoyo a la continuidad de los dos ejecutivos, que iniciarán una ronda de reuniones con el resto de accionistas significativos del banco para explicar los pormenores del acuerdo.

Además de Lloyds, ya se ha adherido al Programa de Protección de Activos el RBS, que ha puesto bajo protección oficial activos tóxicos por valor de 325.000 millones de libras (364.000 millones de euros) y que está participado por el Estado en un 70 por ciento.

Los expertos esperan que, esta misma semana, sea Barclays quien anuncie su propio acuerdo con el Tesoro.