Femetal cifra en un 24,7% el descenso de la actividad productiva del sector en el cuarto trimestre de 2008

OVIEDO, 23 (EUROPA PRESS) La actividad productiva del metal en Asturias en el cuarto trimestre de 2008 cayó un 24,7 por ciento, según el Indicador Compuesto del Metal (ICM) elaborado por la patronal Femetal. Esta caída, tras la disminución de un 6,8 por ciento del tercer trimestre, sitúa la media de actividad para el año 2008 en el -4,9 por ciento, pese a que el crecimiento de la actividad fue positivo en el primer semestre. El Indicador del clima del metal pone de manifiesto la desconfianza "evidente" de los empresarios sobre el desarrollo de los negocios. La situación del sector es descrita como "mala" por la patronal del metal y las empresas del sector transmiten "su incertidumbre y empeoramiento de la situación", según el Boletín de Coyuntura de Femetal. Asimismo, Femetal sostiene que la disminución drástica del número de presupuestos realizados y la fuerte caída de los pedidos en el último trimestre suponen una evidente disminución de la carga de trabajo, un claro descenso de la producción y del margen de beneficios en el primer trimestre del año 2009". Ante esta situación, la patronal asturiana considera que "es ingenio, si no suicida" pensar que "la situación puede revertirse en poco tiempo y sin más daños para la actividad y el empleo que los sufridos hasta ahora" sin "escuchar las demandas de reformas estructurales que se solicitan". En opinión de Femetal, son esas reformas estructurales "las que pueden permitir afrontar con fortaleza los próximos años y compensar los efectos que en la inversión, la producción, el consumo y el empleo está dejando la recesión en Asturias y en España". La organización empresarial considera que "las medidas tomadas hasta ahora contra la crisis han tenido un efecto mínimo y algunas de ellas los han agravado o provocarán un retraso en su solución". Asimismo, considera que los fondos públicos empleados para resolver los problemas de liquidez, no están teniendo un efecto sensible sobre la economía productiva, destinados hasta ahora a resolver los problemas de solvencia de las instituciones financieras a cubrir las obligaciones de sus deudas a corto y medio plazo". Para Femetal, el "reciente plan de empleo que gastará 8.000 millones en obras municipales tiene un corto recorrido". Para Femetal, las "inversiones dedicadas a infraestructuras deben planificarse con criterios de eficacia económica, no sólo política o territorial, de manera que se pueda racionalizar el gasto y aminorar los efectos de la desaparición de los fondos estructurales y de cohesión que recibe España". Se considera necesario una reforma de carácter laboral que "flexibilice lo que se refiere a contratación y movilidad funcional y geográfica, "que favorezca en mucho la rápida recuperación de la contratación cuando se produzca las primeras expectativas de cambio de tendencia". También se considera "urgente" una corrección y armonización "de la alta fiscalidad y los excesivos niveles de cotización a la Seguridad Social" que recaen en las empresas. Femetal alude concretamente al impuesto de sociedades. Reclaman asimismo reordenar la "prolífica normativa medioambiental" y "definir el futuro energético" para que "su producción deje de ser fuente de incertidumbres y de mayores costes para las empresas". Para Femetal, los empresarios del sector metal "deben de ser el centro de atención de las distintas administraciones".