La Cámara de Comercio percibe una menor caída de la economía navarra en el primer trimestre de 2009

PAMPLONA, 30 (EUROPA PRESS) La Cámara Navarra de Comercio e Industria percibe una menor caída de la economía navarra en el primer trimestre de 2009 y considera que está entrando en una etapa de "estabilidad dentro de lo negativo de la situación", en la que las empresas han realizado un primer ajuste brusco de sus estructuras, según explicó hoy el presidente de la Cámara, Javier Taberna, en la presentación del último informe de coyuntura económica elaborado por esta institución. Taberna apuntó en rueda de prensa que el patrón de freno de la economía navarra es similar al nacional, pero "con menor intensidad", y explicó que el comportamiento del mercado exterior y la apertura de la economía navarra están aliviando el decrecimiento. Además, aseguró que "se parte de un mejor punto de partida en el mercado laboral, si bien se ha deteriorado notablemente en los últimos meses". En cualquier caso, Javier Taberna señaló que la previsión de la Cámara de Comercio es que Navarra se mantenga a lo largo de 2009 en crecimiento negativo y que comience definitivamente a remontar en 2010. No obstante, no ofreció datos sobre la posible evolución de la economía. "Dentro de que la economía navarra sigue descendiendo, hemos notado que esa caída se ha ralentizado, lo que significa que caemos a menos ritmo que en otros meses. Por lo tanto, podemos entender que hay una tendencia a que esa caída se pare en los próximos meses", explicó Taberna. El presidente de la Cámara explicó que este hecho "no se puede asegurar con total certeza", pero insistió en que "ahora se está tocando suelo, durante todo 2009 estaremos tocando suelo, y 2010 será el año de la recuperación". En cualquier caso, Javier Taberna pidió "una moderación en el crecimiento y en la rentabilidad empresarial" y apuntó que las compañías se tienen que "adaptar a la nueva situación económica". Así, el presidente de la Cámara pidió a los empresarios que "piensen que van a crecer en menor dimensión que en otros años y que, además, piense que las rentabilidades empresariales tienen que ser mucho más ajustadas". Taberna también pidió a los trabajadores que "moderen sus incrementos salariales" y añadió que no puede entender algunas de las reivindicaciones retributivas de algunos sindicatos. "Es cierto que se pensó que la inflación podría crecer un 2 por ciento, pero ahora nadie piensa que pueda crecer un 2 por ciento. Pido un ejercicio de responsabilidad, que me consta que lo están haciendo en muchos convenios", apuntó. Según el informe de coyuntura, la economía española decreció un 0,7 por ciento en el último trimestre de 2008, lo que vino motivado, en buena parte, por la caída de la demanda nacional y la inversión y de los sectores de la construcción y la industria. El freno de la economía se reflejó en el mercado laboral, con una tasa de paro del 13,9 por ciento, y se prevé un déficit público que se sitúe en torno al 6 por ciento del PIB. Por el contrario, el descenso de la inflación y el descenso del Euribor fueron los aspectos más positivos del último trimestre, según la Cámara. Javier Taberna explicó que en el medio plazo se prevé un escenario en el que el consumo de los hogares se incrementará como consecuencia del aumento de la renta disponible, derivado del descendo del euribor y de los precios. Además, según el informe de coyuntura de la Cámara, el consumo interno y la vivienda no tendrá el mismo empuje en la economía, el déficit público será mayor, y la capacidad de actuar de las administraciones será menor. La Cámara valoró positivamente las medidas que el Gobierno foral y las distintas instituciones están poniendo en marcha para afrontar la crisis, pero demandó que el conjunto de acciones que se anuncian se pongan en marcha lo antes posible. Además, Javier Taberna planteó la importancia de que la Administración pública reduzca sus plazos de pago, que la propia Administración y las empresas mantengan niveles de endeudamiento "razonables", que se priorice la calidad y la competitividad sobre el precio y la cuenta de resultados y que se evite la generación de espacios de economía sumergida.