Moody's considera que México no es un "Estado fallido"

  • México, 24 mar (EFE).- La calificadora de riesgo Moody's afirmó hoy que México no es un "Estado fallido", término manejado en documentos por el Gobierno de Estados Unidos debido al aumento de la violencia del narcotráfico en el país latinoamericano, pero advirtió que el país enfrenta "importantes" retos crediticios.

Moody's considera que México no es un "Estado fallido"

Moody's considera que México no es un "Estado fallido"

México, 24 mar (EFE).- La calificadora de riesgo Moody's afirmó hoy que México no es un "Estado fallido", término manejado en documentos por el Gobierno de Estados Unidos debido al aumento de la violencia del narcotráfico en el país latinoamericano, pero advirtió que el país enfrenta "importantes" retos crediticios.

"A pesar de inquietudes recientes en torno al tema de la perspectiva económica de México, los fundamentos del grado de inversión continúan siendo sólidos y planteamientos referidos a que el país pudiera convertirse en un 'Estado fallido' carecen de sustento", destaca un informe de Moody's Investors Service.

Sin embargo, el autor del estudio, el vicepresidente de Moody's, Mauro Leos, admitió que "la incapacidad para resolver problemas estructurales, aunada a la presencia de choques persistentes, representan elementos que pueden llegar a debilitar los fundamentos de la calificación soberana de México".

El término "Estado fallido" fue utilizado en un estudio reciente del Departamento de Defensa de EE.UU. que evaluaba la posibilidad de que México cayera en el caos a causa de la violencia del narcotráfico.

El año pasado la violencia de los cárteles de la droga dejó la cifra récord de 5.600 muertos en el país.

La utilización de ese concepto fue rechazada por el presidente mexicano, Felipe Calderón, que desde su llegada al poder, en diciembre de 2006, ha lanzado varios operativos de la policía federal y el Ejército para combatir a las mafias de la droga.

Para el ejecutivo de Moody's, si bien existe una inquietud "generalizada y creciente en torno al tema de seguridad pública, el perfil de México no corresponde, en lo general, con el asociado a países identificados como 'Estado fallidos' a nivel global".

Por el contrario, Leos manifestó que "lo verdaderamente importante, desde el punto de vista de la calificación, es poder establecer si las condiciones actuales pueden llegar a afectar el sentir de los inversionistas".

A su juicio, las preocupaciones de los inversionistas en el caso mexicano se centran en una posible "contracción económica más severa de lo esperado" y "la expectativa de que un mayor déficit fiscal habrá de incrementar los requerimientos financieros del Gobierno".

Sin embargo, la dependencia de México de los ingresos del petróleo "continuará estando presente en los años venideros", por lo que la tendencia hacia la baja en la producción de crudo en el país "plantea interrogantes de mediano plazo", apuntó.

"Dicha situación puede dar lugar a un deterioro gradual, pero persistente, en las finanzas públicas que, de no corregirse, habrá de impactar eventualmente la perspectiva fiscal", dijo Leos.

Empero, argumentó que no hay elementos que puedan dar lugar a un "deterioro súbito en los indicadores de deuda y una baja repentina de la calificación", por lo que el perfil crediticio de México se mantendrá dentro del llamado "grado de inversión".