La UE da a España un plazo de seis meses para que presente un plan de corrección del déficit

Almunia da a entender que revisará a la baja sus previsiones económicas para la UE y para la eurozona

PRAGA, 3 (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Juan Sanhermelando)

Los ministros de Economía de la eurozona dieron hoy a España un plazo de seis meses, es decir, hasta octubre, para que presente en Bruselas un plan para corregir su déficit excesivo y situarlo de nuevo por debajo del límite del 3% respecto al PIB que establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). La corrección deberá completarse en 2012.

El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, explico que España debe iniciar la consolidación presupuestaria en 2010, momento en el que está previsto que empiece la recuperación según las previsiones del Ejecutivo comunitario, y proseguir de forma "más pronunciada" en 2011.

Por su parte, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, no quiso adelantar qué medidas de corrección del déficit presentará en Bruselas. "Tenemos seis meses para decidirlo. Evidentemente, tendrán que ver mucho con el presupuesto del año que viene", se limitó a señalar.

Apuntó que para conseguir el objetivo que exige la UE --y suponiendo que se cumplan las cifras de crecimiento de la Comisión, que son más optimistas que las de que publicó este viernes el Banco de España (-2% este año y -0,2% en 2010)-- el ritmo de reducción del déficit en términos estructurales debería ser de un 1,25% al año.

"Eso quiere decir que el próximo año y los que vienen no hay que gastar más, hay que gastar menos", insistió Solbes. "Esa es la razón por la que yo insisto siempre en que no hay más margen de gasto fiscal en nuestro país", dijo.

En condiciones normales, el plazo para corregir el déficit sería de un año, pero la situación económica excepcional ha llevado a la Comisión a exprimir al máximo la flexibilidad del PEC y a dar a España y a Francia hasta cuatro años para volver por debajo del 3%.

Bruselas pide además a las autoridades españolas que mantengan las medidas de saneamiento con el objetivo de conseguir un presupuesto equilibrado como objetivo a medio plazo, una vez que se haya corregido el exceso del déficit. Por último, reclama que se mejore la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas para poder hacer frente al envejecimiento de la población.

El déficit de España se situó en el 3,8% del PIB, en 2008, por encima del 3% que autoriza el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) y se disparará hasta el 6,2% este año debido a la caída de ingresos fiscales, el aumento de las prestaciones por desempleo y las medidas de estímulo para combatir la crisis, según las previsiones de Bruselas. El Banco de España prevé que llegue al 8%. En 2010 bajará ligeramente hasta el 5,7%.

Para Irlanda, cuyo déficit ascenderá al 11% en 2009 y al 13% en 2010, el Eurogrupo pide que el tiempo de corrección se alargue incluso más, hasta 2013. En contraste, Grecia, que registró un déficit del 3,5% del PIB en 2008, deberá corregir su déficit ya en 2010 teniendo en cuenta sus desequilibrios económicos y la reevaluación de riesgos sobre este país que están llevando a cabo los mercados financieros, lo que aumenta la presión sobre la elevada carga de la deuda.

Al tratarse de una reunión informal de los ministros de Economía, estas recomendaciones deberán ser aprobadas formalmente en los próximos días por cualquier Consejo de la UE.

EMPEORAMIENTO ECONÓMICO

Los ministros de Economía de la eurozona constataron que la situación económica sigue empeorando y que los diferentes indicadores, especialmente los de comercio y producción industrial, son especialmente negativos. El consumo privado da mejores señalas "ayudado probablemente por los bajos precios" pero el mercado laboral se deteriora y las cifras de paro crecen, según destacó Almunia.

A su juicio, todo ello indica que se están materializando los riesgos a la baja que la Comisión había detectado cuando publicó sus últimas previsiones económicas en enero, que vaticinaban una caída del PIB del 1,8% para la UE, del 1,9% para la eurozona y del 2% para España. La cifra de crecimiento del primer trimestre "no será positiva" y la próxima vez que el Ejecutivo comunitario presente previsiones económicas, el 4 de mayo, tendrá en cuenta que "los riesgos a la baja se materializan".