Los países del ALBA aprueban la creación de una moneda de integración regional

CARACAS, 17 (EUROPA PRESS)

Los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) aprobaron por unanimidad la creación del Sistema Único de Compensación Regional de Pagos (Sucre), que en otros términos supone una moneda de integración para Iberoamérica y que los participantes esperan convertir en alternativa al dólar.

El sistema ratificado por Venezuela, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Dominica, Honduras y Ecuador, invitado a la cumbre, plantea la creación de un Consejo Monetario Regional y de una Unidad de Cuenta Común Sucre que funcionará en un primer momento como divisa virtual. Además, se crearán una Cámara Central de Compensación de Pagos y un Fondo de Reservas y de Convergencia Comercial, según anunció el propio Chávez durante una comparecencia pública.

Previsiblemente en el cuarto trimestre del año arrancará una fase experimental para implantar el sistema, ya que la operatividad completa no se espera hasta el próximo año. Aun así, Chávez entregó la primera moneda acuñada de forma simbólica a su homólogo boliviano, Evo Morales.

"Vamos a hacer una revisión de los avances del ALBA, de sus proyectos, de los logros que tenemos ya concretados y de algunos proyectos nuevos como el Banco del ALBA que ha comenzado ya a funcionar", declaró el mandatario venezolano, en declaraciones recogidas por los medios locales. Esta peculiar entidad financiera nace como una forma de canalizar recursos hacia la región con el objetivo de no necesitar más del "dinero gringo". "Que se lleven sus millones, nosotros tenemos cómo solucionar nuestros problemas y sabemos cómo hacerlo", sentenció.

Chávez quiere terminar de esta forma con la "dictadura del dólar", especialmente después de que haya señalado a Estados Unidos como origen de la crisis financiera internacional. A su juicio, "la crisis que vive el mundo de hoy pareciera un virus mutando, nadie sabe hasta dónde va a llevar".

"No debemos esperar nada de los demás, en nuestras propias manos está la solución de los problemas, no nos van a venir del norte, del Fondo Monetario Internacional (FMI) o del Banco Mundial", advirtió. En este sentido, denunció que ayudar con miles de millones al FMI es "como pedirle a un pirómano que apaque un fuego". "Van a venir a imponérnoslo de nuevo, a engañarnos, nosotros no nos vamos a dejar engañar", recalcó.

DERECHOS HUMANOS

El presidente de Bolivia, Evo Morales, centró su intervención en explicar su propuesta de crear un Consejo del ALBA para los Derechos Humanos, llamado a preservar a los estados integrantes de las injerencias extranjeras y de posibles ataques contra la soberanía nacional.

El organismo, pendiente de aprobación, contaría con un representante por cada país del ALBA y estaría abierto a la integración de personalidades y expertos iberoamericanos. Asimismo, el consejo contaría con una coordinación básica y un comité técnico de observación.