La quiebra de Lehman Brothers afectó a más de 11.000 clientes en España

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La quiebra en septiembre de 2008 del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers tuvo un "importante" alcance en España, al afectar a más de 1.000 clientes por un importe total de 1.148 millones de euros.

Así se desprende de la información suministrada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) por 20 entidades de crédito, a requerimiento del supervisor, sobre el impacto directo de la quiebra del banco norteamericano en los inversores españoles.

El 75% del importe total fue comercializado por cinco entidades y se refería a 314 emisiones. Los inversores afectados presentaron 733 reclamaciones entre septiembre y diciembre de 2008.

Además, la bancarrota de Lehman, que hundió a los mercados y colocó al sistema financiero global en una situación de "extrema precariedad", afectó a 459 instituciones de inversión colectiva (IIC) que tenían inversiones por 300 millones de euros (el 0,13% del patrimonio gestionado).

Por su parte, el fraude de Madoff Investment Securities en las entidades españolas fue mínimo, al afectar a un total de 224 IIC por 106,9 millones de euros (0,05% del patrimonio gestionado).

Según la CNMV, ambos casos han constituido "dos de los máximos exponentes" de la crisis financiera que ha sacudido a los mercados mundiales durante gran parte de 2008.

Según se extrae del informe anual 2008 de la CNMV sobre los mercados de valores y su actuación, presentado en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso por el presidente del organismo supervisor, Julio Segura, el pasado ejercicio fue "especialmente complicado" para los fondos de inversión, tanto por el aumento de los reembolsos como por los problemas de liquidez en determinados activos.

En España, el patrimonio total de los fondos de inversión descendió un 28,7% hasta situarse en 188.900 millones de euros en noviembre. En los fondos de carácter financiero esta disminución fue del 29,6%, mientras que en los inmobiliarios se redujo el 13%.

La CNMV explica que los principales problemas de liquidez se han concentrado, por la naturalezade los activos, en las IIC inmobiliarias, que han experimentado un "drástico aumento" de los reembolsos, lo que ha conducido a las gestoras a solicitar su suspensión temporal en algunos de ellos, tal y como prevé la normativa.

Por su parte, en los fondos de inversión financieros la partida de liquidez se incrementó hasta el 10,9%, frente al 5,2% del año anterior ante las medidas tomadas por la CNMV para garantizar la liquidez de dichos instrumentos.

SOLVENCIA DE LAS ESI

En cuanto a la supervisión de entidades, la CNMV ha centrado sus labores de supervisión en dos aspectos fundamentales: el mantenimiento de la solvencia de las empresas de servicios de inversión (ESI) y el cumplimiento de las normas de conducta en la prestación de servicios de inversión, ante la difícil situación de los mercados.

A finales de 2008, 11 ESI se encontraban bajo supervisión de la CNMV y se tenía responsabilidad sobre 48 grupos consolidables de este tipo de empresas. Hasta el mes de noviembre, el resultado antes de impuestos de las ESI descendió un 40% respecto al mismo periodo del año anterior, siendo 33 las entidades en pérdidas frente a las 10 de 2007.

No obstante, el organismo resaltó que los ratios de solvencia del sector son elevados. En términos agregados, las entidades disponen de un "amplio" margen de cobertura sobre los recursos propios exigibles, habiendo aumentado en un 19% respecto al año anterior.

En su labor de seguimiento de los mercados, la CNMV examinó 78.318 operaciones (el uno por mil de las realizadas), fundamentalmente en el mercado de renta variable. Estas actuaciones se dirigieron en gran medida a evitar la utilización de información privilegiada y manipulaciones en los precios.

VIGILANCIA SOBRE POSICIONES CORTAS

Asimismo, el supervisor extremó la vigilancia sobre determinados valores ante las especiales circunstancias de los mercados durante 2008 y examinó el cumplimiento de normas sobre cobertura y transparencia de posiciones cortas.

En los mercados de renta fija, la CNMV hizo particular hincapié en el seguimiento de la actividad de los emisores de obligaciones subordinadas y participaciones preferentes, que se ha incrementado de forma notable.

El organismo explica que una parte importante de dichas emisiones, que son comercializadas por el propio emisor, se dirigen únicamente a inversores minoristas, por lo que se ha prestado "especial atención" para evitar posibles conflictos de interés y garantizar la valoración adecuada de dichos productos.

Por ello, ha solicitado la aportación de informes de valoración independientes que se pronuncien sobre las condiciones de emisión. Cuando éstas no se asemejan a las que podrían obtenerse en el segmento institucional o en otros productos sustitutivos, la CNMV incluye una advertencia expresa en el folleto y material informativo de la emisión.