Los bancos de EEUU necesitan 74.600 millones de dólares

WASHINGTON (Reuters) - Los reguladores de Estados Unidos dijeron el jueves a los bancos más importantes que consigan 74.600 millones de dólares, para crear un colchón que los altos cargos esperan que restaure la confianza en las firmas financieras y muestre el camino de salida de la recesión.

Varias de las firmas que necesitan más capital emitieron comunicados detallando cómo planeaban cubrir los requerimientos, inmediatamente después de la publicación de los resultados de las llamadas pruebas de tensión a los bancos.

"Vamos a estar observar con cuidado para asegurarnos de que presenten planes creíbles de ampliación de capital y para que vuelvan a ser nuevamente empresas de propiedad privada", dijo el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

Las evaluaciones, que movilizaron a más de 150 funcionarios de regulaciones, revisaron los libros de los 19 bancos más grandes y trazaron, en la práctica, una línea entre los saludables y los débiles, cuantificando cuanto deben conseguir esas instituciones que están luchando bajo el peso de los préstamos incobrables.

"Los resultados deberían de terminar con las preocupaciones sobre quiebras o nacionalizaciones. No deberíamos escuchar más que Citigroup o Bank of America serán nacionalizados. Eso debería de desaparecer", dijo Eric Kuby, presidente de inversiones de North Star Investment Management en Chicago.

La revisión a la banca, encabezada por la Reserva Federal, mostró que 10 bancos requieren de más capital para contrarrestar posibles pérdidas en el caso de que la recesión se profundice.

Bank of America Inc tiene la mayor necesidad de capital con 33.900 millones de dólares. No obstante, dijo que no necesita más dinero del Gobierno, al mismo tiempo que anunció planes para obtener 17.000 millones de dólares en acciones comunes, 10.000 millones de dólares por ventas de activos y 7.000 millones de dólares a través de otras recaudaciones de capital.

El presidente del banco, Kenneth Lewis, dijo que cree que las pruebas del Gobierno sobrevaloraron los riesgos del banco y minusvaloraron su potencial de ganancias.

Según las pruebas, Wells Fargo precisa 13.700 millones, GMAC necesita 11.500 millones de dólares y Citigroup Inc tiene que conseguir 5.500 millones de dólares.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, espera que las empresas logren juntar el dinero usando fuentes privadas, pese a que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo que el Gobierno estaría listo para ayudar si fuese necesario.

"Nuestro Gobierno, a través del Departamento del Tesoro, está listo para proveer de capital adicional si fuera necesario para asegurar que nuestro sistema bancario podría atravesar una caída económica desafiante", dijo Bernanke en un comunicado.

El equipo del Gobierno de Obama parece haber manejado bien las expectativas del mercado financiero, filtrando la peor noticia de los resultados de las pruebas de tensión hace dos días: que Bank of America necesitaba cerca de 34.000 millones de dólares.

ESTRATEGIA DE SALIDA

Varios de los bancos que tienen necesidad de un colchón de capital más grueso se apuraron a explicar cómo piensan conseguir capital.

Citigroup dijo que estaba buscando cambiar 5.500 millones de dólares de títulos preferentes adicionales por acciones ordinarias para cubrir el déficit.

"La sorpresa no es el tamaño de los déficit, sino el hecho de que los bancos están inmediatamente tratando de buscar capital en el mercado para cubrir las pérdidas", dijo Andrew Busch de BMO Capital en Chicago. "Y probablemente tengan razón. Después de esta escalada, éste podría ser el mejor momento para hacerlo", añadió.

A los bancos que les notificaron que deben ampliar su base de capital tienen hasta el 8 de junio para entregar un plan detallado y hasta el 9 de noviembre para aplicarlo.

Los 74.600 millones de dólares son menos de lo que muchos analistas esperaban antes que finalizaran las pruebas.

Los reguladores han tenido que caminar por una línea tenue, buscando convencer a inversores escépticos del rigor de las evaluaciones, pero a la vez sin presionar demasiado a los bancos, que ya estaban en una situación financiera precaria.

La cifra total también pareció ser lo suficientemente baja como para asegurar que la Casa Blanca no tendrá que recurrir al Congreso para conseguir más dinero para rescates, además de los 700.000 millones de dólares aprobados el año pasado.