CT Mármol recibe 15.000 euros para la recuperación ambiental de las canteras abandonadas en la Región de Murcia

MURCIA, 24 (EUROPA PRESS)

El Centro Tecnológico del Mármol, situado en Cehegín y perteneciente a la Red de Centros Tecnológicos de la Región de Murcia --impulsada por la Consejería de Universidades, Empresa e Investigación a través del Instituto de Fomento (INFO)--, ha recibido 15.000 euros de la Fundación Mapfre para llevar a cabo el proyecto 'Reutilización y aprovechamiento de purines y residuos agrícolas para recuperación ambiental de canteras de mármol abandonadas en Murcia'.

Ello supondrá "prometedores y prioritarios" beneficios desde el punto de vista medioambiental y económico, al abrirse nuevas opciones para la reducción de la erosión y del impacto paisajístico producido en canteras abandonadas, a la vez que se aprovechan materiales residuales.

Actualmente, la Ley de Minas obliga a quienes se aprovechan de los recursos de una cantera a realizar los trabajos de restauración del área afectada, ya que la actividad minera extractiva genera la degradación del medio natural.

No obstante, dado que la Región de Murcia es una de las zonas "con mayor potencialidad geológica a escala nacional", al representar cerca de un 12,6 por ciento en la extracción de mármol, caliza y árido, con más de un centenar de yacimientos en explotación, se encuentra también con una gran número de canteras abandonadas en las cuales no se ha llevado ningún plan de restauración.

Por ello, el Centro Tecnológico del Mármol y la Fundación Mapfre, a través de sus ayudas a la investigación, intervendrán en dichas zonas, puesto que también en estas canteras abandonadas "se generan huecos y escombreras que provocan cambios en la calidad del paisaje, creando así zonas de difícil reutilización".

Para paliar esta circunstancia, el proyecto se centra en una metodología para la mejora de la calidad del suelo a través del aprovechamiento de residuos agrarios que aumentarán la fertilidad física, química y biológica del suelo, aportando un crecimiento de la comunidad vegetal y faunística, recuperando la biodiversidad del lugar.

Además, la metodología comprende ensayos en campo que reproducirán condiciones reales alejadas de los laboratorios, y estará pendiente también de los riesgos de la erosión hídrica que tanto afectan al paisaje que deja a su paso la extracción minera, rehabilitando las cuencas hidrográficas afectadas, según informó el Centro en un comunicado.

La fecha de finalización del proyecto está prevista para el 31 de diciembre del presente año y, según los responsables del Centro Tecnológico, se esperan obtener resultados "altamente beneficiosos" para suelos degradados o esqueléticos.