Ecuador retira el permiso de funcionamiento al más importante grupo ambientalista del país

  • Quito, 9 mar (EFE).- El Gobierno de Ecuador anunció hoy el retiro del permiso de funcionamiento del más importante grupo ambientalista del país, Acción Ecológica, que se opuso a la aplicación de una Ley de Minería impulsada por el Ejecutivo.

Quito, 9 mar (EFE).- El Gobierno de Ecuador anunció hoy el retiro del permiso de funcionamiento del más importante grupo ambientalista del país, Acción Ecológica, que se opuso a la aplicación de una Ley de Minería impulsada por el Ejecutivo.

El Ministerio de Salud de Ecuador retiró a esa Organización No Gubernamental (ONG) el permiso de funcionamiento, que había sido suscrito en 1989, por considerar que el grupo ecologista no cumplió con las funciones para las que había sido creado.

Además, esa cartera de Estado, que hace dos décadas había otorgado el permiso a Acción Ecológica, justificó el retiro de ese derecho, debido a que la ONG no coordinaba sus labores con el Gobierno.

De su lado, el grupo ambientalista rechazó la decisión del Ejecutivo y aseguró que el convenio de funcionamiento se suscribió mucho antes de que existiera el actual Ministerio del Ambiente, que regula toda la actividad ecológica en el país.

Según Acción Ecológica, sus estatutos, aprobados hace dos décadas, le facultan a realizar actividades en defensa del medio ambiente y la difusión de análisis respecto a la contaminación de ríos, mar, aire y tierra.

Además, precisa que sus actividades se han encaminado a la capacitación y educación ambiental en amplios sectores de la sociedad, así como el apoyo a programas de eco-desarrollo en diversas regiones del país.

"Nos encontramos perplejos por esta medida", señala el comunicado del grupo ambientalista, que la considera inconstitucional y ante la cual han solicitado apoyo a la sociedad, para impedir la disolución legal de la ONG.

Acción Ecológica ha mantenido, en el último año, una actitud crítica frente a la política minera del Gobierno y ha participado en las protestas contra la aprobación de una Ley de ese sector.

Según los ambientalistas, la nueva Ley minera beneficia a las grandes trasnacionales y perjudica a las poblaciones donde se asienten los proyectos de extracción de minerales.

De su lado, el Gobierno ha calificado de "infantiles" a los grupos ecologistas que se oponen a la minería y ha ratificado su decisión de aprobar proyectos mineros que se ejecuten bajo estrictas medidas de protección del ambiente.