Una de las mayores mineras en Perú detuvo operaciones casi en su totalidad

  • Lima, 25 mar (EFE).- El complejo metalúrgico de La Oroya, ubicado en el centro de Perú, detuvo sus operaciones en un 95 por ciento debido a la crisis financiera y está a la expectativa de un rescate financiero del gobierno peruano, informaron hoy los medios peruanos.

Una de las mayores mineras en Perú detuvo operaciones casi en su totalidad

Una de las mayores mineras en Perú detuvo operaciones casi en su totalidad

Lima, 25 mar (EFE).- El complejo metalúrgico de La Oroya, ubicado en el centro de Perú, detuvo sus operaciones en un 95 por ciento debido a la crisis financiera y está a la expectativa de un rescate financiero del gobierno peruano, informaron hoy los medios peruanos.

La empresa Doe Run Perú, subsidiaria de la estadounidense Doe Run, publicó hoy un comunicado en el cual confirmó que las operaciones de sus refinerías de zinc, plomo y cobre, y de la fundición de cobre se detuvieron paulatinamente este mes.

La minera, una de las más importantes del país, opera el Complejo Metalúrgico de La Oroya, en la región de Junín, desde 1997, y la mina Cobriza, en Huancavelica, desde 1998.

De esas minas produce plomo, zinc, cobre, plata y oro, además de subproductos como el ácido sulfúrico y el indio.

Sin embargo, ha sido frecuentemente criticada por la altísima contaminación que genera su fundición, que hace de La Oroya el municipio más contaminado de América.

"El problema que enfrentamos tiene su origen en la crisis financiera internacional y en la caída drástica del precio de los metales, que generaron la suspensión del crédito para capital de trabajo contratado con bancos nacionales e internacionales", indicó el comunicado de la empresa.

Esa suspensión crediticia ya ha impedido el pago a las minas proveedoras de concentrados, agregó Doe Run.

Según información del diario El Comercio, un sindicato de bancos encabezado por el BNP Paribas retiró un "crédito revolvente" de 75 millones de dólares a Doe Run que le servía para la adquisición de concentrados.

"Si algunos irresponsables dejan caer a Doe Run en La Oroya, que es la refinadora básica de las minas del centro, entonces allí tendremos entre 10.000 y 12.000 desempleados que pueden bloquear las carreteras" del país, dijo el presidente peruano, Alan García, en declaraciones recogidas por el diario Gestión.

La minera señaló en su comunicado que está haciendo coordinaciones con "organismos públicos y privados para lograr una solución integral que asegure la sostenibilidad de la empresa".

El ministro de Trabajo, Jorge Villasante, afirmó que se busca una solución, en coordinación con las carteras de Economía y de Energía y Minas, que podría pasar por la capitalización de las deudas de Doe Run, según declaraciones a la prensa.

Sin embargo, el ministro reconoció que sería "complicado" que el Estado inyecte recursos en ella.

Villasante añadió que el problema de la minera, que provee 3.500 empleos directos, va más allá del laboral, pues abarca el cumplimiento de los compromisos ambientales postergados desde 2006.

La empresa inauguró el año pasado una planta de tratamiento de ácido sulfúrico de plomo, como parte de su programa de adecuación medioambiental, para reducir a la mitad la emisión de monóxido de carbono en su fundición metalúrgica.

El compromiso con el Estado peruano era concluir este año la planta de tratamiento de ácido sulfúrico del circuito de cobre, lo cual representaba una inversión total de 400 millones de dólares entre ambas obras.

No obstante, Doe Run precisó que, hasta la fecha, han invertido 307 millones de dólares en la planta de tratamiento de plomo y en algo más de la mitad de la planta de cobre.

La compañía apuntó que la sostenibilidad de la empresa en el largo plazo requiere recuperar el acceso al crédito en el corto plazo, a fin de poder normalizar operaciones y concluir el último proyecto de adecuación ambiental. EFE