Alemania dice logra acuerdo con Magna y GM para salvar a Opel

BERLIN (Reuters) - Alemania alcanzó un importante acuerdo con el grupo canadiense de partes de automóviles Magna, General Motors y gobiernos para salvar a la automotriz Opel de la inminente bancarrota de su matriz estadounidense, dijeron el sábado líderes alemanes.

El ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrueck, dijo a periodistas que esperaban afuera de la oficina de la canciller, Angela Merkel, que se había logrado un detallado acuerdo tras seis horas de reunión.

"Puedo decirles que se ha alcanzado un acuerdo", dijo Steinbrueck poco después de las 2.00 hora local. Agregó que el pacto incluye financiación para Opel de 1.500 millones de euros (2.100 millones de dólares) y un modelo de fideicomiso para la fabricante de coches alemana.

Siegfried Wolf, copresidente ejecutivo de Magna, advirtió que aún se deben resolver algunos detalles.

"Dentro de cinco semanas deberíamos tener la firma formal del contrato", afirmó.

El primer ministro del estado de Hesse, Roland Koch, dijo que las asambleas de los estados de Hesse y Renania del Norte-Westfalia - dos de los cuatro estados con plantas de Opel - aún deben respaldar el acuerdo. Dijo que esperaba que pudiese estar listo el domingo.

Líderes de los cuatro estados han respaldado el acuerdo.

Steinbrueck dijo que representantes del Departamento del Tesoro de Estados Unidos en la reunión también apoyaron el pacto.

El ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, reiteró sus reservas sobre los riesgos que involucra el rescate, pero agregó que también habría riesgos si Opel se declara en bancarrota.

Magna y Opel han presentado su plan a funcionarios alemanes de alto rango y a representantes del Tesoro de Estados Unidos para conseguir su respaldo y garantizar la entrega de la financiación Opel necesita con desesperación para sobrevivir en los próximos meses.

Un acuerdo entre GM y Magna es el primer paso hacia garantizar el futuro de Opel, con base en Ruesselsheim y que ha estado bajo control de GM durante los últimos 80 años, cuyas raíces se remontan al siglo XIX en Alemania.

"Creo que este es el comienzo de un nuevo futuro para Opel, para los trabajadores, la compañía y la marca", dijo el director de GM Europa, Carl-Peter Forster, a periodistas. Agregó, sin embargo, que aún restan algunas difíciles negociaciones sobre los detalles pequeños.

El Gobierno alemán ha luchado por proteger el futuro de Opel antes de que GM presente una solicitud de bancarrota, un paso que se espera que se produzca el lunes.

La primera ronda de negociaciones en Berlín fracasó en medio de recriminaciones mutuas en la mañana del jueves, lo que llevó al Gobierno alemán a fijar una nueva ronda de negociaciones para el viernes.

La automotriz italiana Fiat, el principal rival de Magna en la batalla por Opel, se retiró de las negociaciones, dejando la puerta abierta para Magna, una firma que fue iniciada por el inmigrante austriaco Frank Stronach en un taller mecánico de Toronto hace casi medio siglo.

Magna planea usar a Opel para entrar en el mercado ruso, el de mayor crecimiento en Europa antes de la llegada de la crisis económica.

La compañía, que tiene 70.000 empleados en 25 países, brinda componentes y sistemas a muchas de las principales automotrices del mundo, entre ellos tanques de combustible y parrillas de radiadores para el Mercedes Benz Clase C y filtros de combustible para el BMW X3.