Chrysler reanudará la producción de monovolúmenes en la planta de Windsor

  • Toronto (Canadá), 6 abr (EFE).- Chrysler dijo hoy que reiniciará la producción en la planta de monovolúmenes que tiene en la localidad canadiense de Windsor, tras una orden judicial que obliga a uno de sus proveedores a vender los componentes necesarios para la fabricación de vehículos.

Chrysler reanudará la producción de monovolúmenes en la planta de Windsor

Chrysler reanudará la producción de monovolúmenes en la planta de Windsor

Toronto (Canadá), 6 abr (EFE).- Chrysler dijo hoy que reiniciará la producción en la planta de monovolúmenes que tiene en la localidad canadiense de Windsor, tras una orden judicial que obliga a uno de sus proveedores a vender los componentes necesarios para la fabricación de vehículos.

La planta de Chrysler en Windsor cesó su producción el pasado martes, cuando dejó de recibir abrazaderas fabricadas por uno de sus proveedores (Vannater Group) y necesarias para el montaje de vehículos.

El jueves, otra planta de montaje de Chrysler en la localidad canadiense de Brampton también se vio obligada a dejar de producir los modelos Chrysler 300, Dodge Challenger y Dodge Charger por la misma razón.

El fabricante estadounidense tiene previsto reanudar la producción de Windsor a la medianoche de este lunes, pero todavía no tiene fecha para la reapertura de Brampton.

Transcat Precison adquirió recientemente las plantas de Vannater Group y duplicó el precio de las partes producidas para Chrysler.

Chrysler se negó a pagar y acudió a los tribunales por considerar ilegal la subida de precios.

También demandó que Transcat Precision devolviese el equipo utilizado para la fabricación de las abrazaderas, que son propiedad de Chrysler.

Dalton McGuinty, primer ministro de la provincia de Ontario, donde se concentran todas las plantas de montaje de vehículos de Canadá, dijo hoy en el Parlamento provincial que su gobierno no proporcionará ayudas económicas a los fabricantes de componentes pese a la crisis que afecta al sector.

Ontario, junto con el Gobierno federal canadiense, han otorgado centenares de millones de dólares en préstamos a General Motors y Chrysler para que mantengan sus operaciones en el país.

Chrysler ya ha advertido que cerrará sus plantas de montaje en Canadá si no consigue ayudas públicas y concesiones de sus trabajadores.