Concesionarios aprecian la propuesta de Zapatero pero piden un plan Prever gallego con ayudas directas al usuario

PSA Peugeot Citroën en Vigo ve "positivas" todas las medidas "que contribuyan a dinamizar el mercado"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Federación Gallega de Talleres (Fegat) --organización que integra a los principales concesionarios de la comunidad--, Luis Abelleira, demandó hoy una línea autonómica de ayudas para la adquisición de un automóvil que se dirija "directamente" al usuario final sin implicar a los fabricantes.

Su objetivo es reunirse con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para que impulse esta medida --que aseguran venir demandando desde septiembre de 2008-- de igual modo que --señaló-- han hecho los gobiernos de Navarra o Valencia, entre otros. Fegat apuesta por una aportación de 1.500 euros para los consumidores finales, "con independencia de quién lo financie".

En declaraciones a Europa Press, el responsable de esta entidad apreció la ayuda de 2.000 euros al consumidor para la compra de un vehículo anunciada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, --"todas las medidas adoptadas para echar una mano al sector son buenas"--, aunque criticó su "reducida" cuantía, su articulación y el "retraso" de la medida.

Abelleira cuestionó la fórmula propuesta por el titular del Ejecutivo central, que aportará 500 euros, mientras que cada comunidad autónoma deberá contribuir con otros 500 euros y los fabricantes asumirán los 1.000 euros restantes. "Es una medida totalmente publicitaria, hace colaborar a las autonomías pero ni siquiera se han reunido --Gobierno y comunidades--", señaló.

Su principal discrepancia se centra en la aportación que realizarán los fabricantes, de quienes manifestó que "no van a poner nada --de los 1.000 euros--" al sostener que, en la actualidad, "ya dedican esos 1.000 euros" a estimular la demanda. Una actuación que, a juicio de Abelleira, afecta a los concesionarios gallegos porque la oferta de los fabricantes "está condicionada" a la "eliminación de sus stocks".

Por ello, el responsable de Fegat defendió un modelo de ayuda que "financie directamente la compra al usuario" para evitar las prácticas de "condicionamiento" de la oferta --"más restringida"--, que atribuyó a los fabricantes. Abelleira consideró que la fórmula más apropiada en este sentido sería un plan Prever autonómico, una medida que los concesionarios, según afirmó, "reclaman desde hace mucho tiempo".

Así propone un tipo de ayuda similar a la establecida en Navarra, donde --aseveró-- esta medida se ha traducido en un "importante" incremento en las ventas de automóviles. Los requisitos, entre los que figuran ser residente desde hace dos años en la comunidad foral, aseguran, a su juicio, que no se produce "competencia desleal" o una vulneración de las directivas europeas.

Abelleira recordó que su organización está pendiente de ser recibida por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, para exponerle los detalles de su propuesta --basada en articular un plan autonómica anterior a un acuerdo entre Galicia y el Estado--.

Según manifestó, por el momento no se han producido muchos cierres de concesionarios --aunque sí consideró que estos perdieron su "identidad gallega" tras ser adquiridos por grupos foráneos--, como tampoco "muchos puestos de trabajo en el sector" --que estimó en 10.000--, aunque recordó que sus ventas retrocedieron un 47 por ciento en 2008.

CITROËN

Por su parte, fuentes de la factoría de PSA Peugeot Citroën en Vigo aseguraron a Europa Press que "todas aquellas ayudas que contribuyan a dinamizar el mercado" del automóvil "son positivas".

Así recordaron los efectos de las iniciativas impulsadas en otros países comunitarios como Alemania.