Economía/Motor.-Unos 80 delegados sindicales se concentran en la sede de Renault en París para exigir carga de trabajo

VALLADOLID, 12 (EUROPA PRESS) Unos ochenta delegados sindicales convocados por UGT, CC.OO., CGT y Confederación de Cuadros se concentraron hoy ante la sede de Renault en París, donde el presidente de la compañía automovilística, Carlos Ghosn, presentó los resultados anuales del grupo, para exigir a la empresa gala carga de trabajo que garantice el futuro de las plantas españolas. Ataviados con camisetas naranjas, los sindicalistas desplegaron varias pancartas alusivas a la situación de incertidumbre por la que atraviesan las fábricas españolas de la marca francesa del rombo, como 'Comité de Empresa Renault-Valladolid, garantizar con carga de trabajo el futuro de Renault-Valladolid', 'Empleo estable en Renault garantía de futuro' o 'Sección sindical intercentros Valladolid-Palencia-Sevilla por Valladolid y por el empleo exigimos el cumplimiento de los compromisos'. Los delegados sindicales españoles, que recibieron el apoyo de sus compañeros franceses, reclamaron a la multinacional francesa un compromiso con sus fábricas españolas, con especial atención al caso de Carrocerías-Montaje, en Valladolid, que trabaja en la actualidad a un sólo turno para la producción de Modus, Grand Modus y el nuevo Clio. Los manifestantes, que llegaron a París tras un trayecto de cerca de catorce horas en autobús, tuvieron la ocasión de reunirse con la Dirección de Renault que, según lamentaron, "continuó sin ofrecer garantías" para el futuro y para el empleo de la multinacional francesa en España. En este sentido, los sindicalistas, procedentes de las fábricas españolas de Sevilla, Palencia y Valladolid, advirtieron de que seguirán presionando a la multinacional francesa, sin renunciar tampoco al diálogo con la empresa con el objetivo último de garantizar un futuro en España. "El futuro sigue en el aire y vamos a tener que presionar en la calle", advirtieron los sindicalistas, que recordaron que en estos momentos están en juego miles de puestos de trabajo "y la empresa no nos garantiza absolutamente nada". No obstante, no ocultaron su "decepción" ante la "falta de compromisos" asumidos por la multinacional francesa para garantizar el futuro de las plantas que, según reconocieron, parece ser que pasa por el vehículo eléctrico a partir de 2011 o 2012 y por la fabricación en estos momentos del Modus. MENOS BENEFICIOS. El fabricante francés de automóviles Renault registró un beneficio neto de 599 millones de euros durante el pasado ejercicio, lo que se traduce en una reducción del 78 por ciento en comparación con los 2.734 millones de euros de beneficio neto obtenidos en el año precedente, según informó hoy el presidente de la compañía, Carlos Ghosn, durante la presentación de los resultados anuales del grupo. El resultado neto de la multinacional gala incluye un aportación de 437 millones de euros correspondiente de su participación en sus empresas asociadas, en comparación con los 1.675 millones obtenidos en 2007. Así, su presencia en Nissan, en la que posee un 44,4 por ciento, le reportó 345 millones de euros, mientras que su participación en Volvo AB y en Avtovaz le aportó 92 millones de euros. La facturación de la multinacional gala se situó en 37.791 millones de euros entre enero y diciembre del pasado año, lo que representa un descenso del siete por ciento frente a los 40.620 millones de euros de cifra de negocio del ejercicio previo. La compañía prevé que durante 2009 se experimente un deterioro de la situación del mercado automovilístico internacional, por lo que reducirá sus inversiones en un 20 por ciento y prevé rebajar su plantilla en 9.000 personas a través de bajas incentivadas y salidas previstas, que no serán cubiertas con nuevas contrataciones. De este total de 9.000 empleados menos previstos para el año 2009, unos 4.500 empleados corresponderán al mercado francés, mientras que los 4.500 restantes serán de otros países.