EEUU aprueba ayudas para los fabricantes de componentes de vehículos

NUEVA YORK, 19 (EUROPA PRESS/Emilio López Romero) El Departamento del Tesoro aprobó hoy un plan de ayudas para la industria de fabricantes de componentes de vehículos que incluye una partida de 5.000 millones de dólares (casi 3.700 millones de euros al cambio actual). Los fondos aprobados por el departamento de Timothy Geithner provendrán del programa de alivio de activos problemáticos (TARP) que fue aprobado en octubre pasado por la anterior administración de George W. Bush. Los fabricantes de componentes de vehículos se encuentran inmersos en una grave situación debido a los problemas que afronta la industria del motor, con los Tres Grandes de Detroit a la cabeza de la crisis. "Con estas ayudas tendrán liquidez para cubrir gastos y pagar los salarios de sus empleados, mientras los fabricantes podrán acceder a los repuestos que necesitan en estos tiempos difíciles", indicó Geithner en un comunicado de prensa. Se trata de la primera medida que toma el equipo de trabajo creado hace unas semanas por la Administración Obama para encontrar salidas a la grave crisis que atraviesa el sector del automóvil en Estados Unidos. Mientras tanto, la Casa Blanca sigue estudiando la posibilidad de ofrecer nuevas ayudas a dos de los grandes fabricantes del país, General Motors y Chrysler, decisión que debería conocerse antes del próximo 31 de marzo. Hasta el momento General Motors ha recibido 13.400 millones de dólares en ayudas federales y ha solicitado al Gobierno otros 16.600 millones, mientras que Chrysler ha recibido 4.000 millones y asegura necesitar otros 5.000 millones.