El asesor Nic Rixon asegura que con la crisis es momento de "retener" personal y no de despedir "a modo de excusa"

TALAVERA (TOLEDO), 15 (EUROPA PRESS)

El Centro Europeo de Empresas de Innovación (CEEI) de Talavera de la Reina-Toledo, celebró hoy una jornada bajo la denominación "Como Prosperar en Tiempos de Crisis", impartida por el asesor y técnico Nic Rixon, quien apuntó que es momento de "retener" plantilla y no de despedir "a modo de excusa".

Rixon dio a conocer a emprendedores y empresarios diversas líneas de actuación para afrontar la crisis económica y adecuarse positivamente a los cambios que esto ha originado. En declaraciones a los medios dijo que "hay que ver la crisis desde otras perspectivas y eliminar los temores, con una serie de perspectivas de avance, mediante indicadores reales de la economía".

En su opinión, "hay que ver los mercados y tener en cuenta varios errores que las empresas están cometiendo debido a que se tiene un temor desmesurado por parte del conjunto empresarial a lo que está sucediendo en términos generales". De este modo, aseguró que se puede hacer una gestión económica "enfocada en hacer justo lo contrario a lo que hacen los demás, para poder tener éxito".

Así, sostuvo que en este momento "se están recortando plantillas, despidos y reducción de gastos", pero a su juicio, "hay que analizar todas y cada una de las situaciones, porque no está la solución en esta serie de acciones que se acometen".

Reconoció que es difícil asumir estas premisas, pero la experiencia dice que "hay que afrontar el crecimiento del futuro sabiendo que esto es un ciclo como otros que ha habido años atrás, habiendo salido de la crisis funcionando como tal, bajo el signo de la recuperación y empezando a invertir".

DESPLAZAR COMPETENCIA

Nic Rixon subrayó que "lo primero es preparar a los clientes haciendo los deberes para desplazar a la competencia, estando preparados para hacer frente".

Rixon viene a lo largo de varios meses pronunciando conferencias por todo el mundo con un gran éxito y acogida por parte de los empresarios, para conocer como se afrontan las dificultades y la gestión, a través de modelos relativamente sencillos que ayudan a adoptar medidas efectivas.

No obstante, reseñó que "el mercado empresarial ahora no se rige por la lógica solo por los sentimientos, y es momento no de despedir sino de retener, por que las crisis se utiliza en muchos casos por el empresariado a modo de excusa". De la misma manera añadió que la crisis del 87, "se vivió igual, en materia de precios, o activos pero todo volvió a recuperarse".

En cuanto al sector bancario, precisó que "no toda la culpa de la crisis la tienen los bancos y las entidades financieras, porque puede ser así, pero no se está hablando de que ha habido personas que han cometido errores a la hora de pedir créditos sin que estos se puedan pagar".