Las ayudas del Plan 2000E en CyL sólo se concederán a empadronados y se ampliarán a industriales ligeros

Villanueva viajará el lunes 25 a Madrid para "precisar" los aspectos del Plan en el Ministerio de Industria

VALLADOLID, 19 (EUROPA PRESS)

El consejero de Economía y Empleo y vicepresidente segundo de la Junta de Castilla y León, Tomás Villanueva, adelantó hoy que las ayudas directas a la adquisición de vehículos que se repartan en la Comunidad sólo se concederán a ciudadanos empadronados en las nueve provincias de la región y avanzó que el Ejecutivo regional ampliará el Plan 2000E con la concesión de 1.000 euros de subvención para los vehículos industriales ligeros a los que no llega el Gobierno central.

Villanueva adelantó las líneas básicas por las que se regirán las ayudas de la Junta con su adhesión al Plan 2000E tras mantener un encuentro con los representantes de las empresas de fabricantes de la Comunidad --Renault, Nissan e Iveco-- y con las asociaciones de concesionarios, vendedores e importadores, que estuvo presidida por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

De este modo, el vicepresidente económico avanzó que a las ayudas de 2.000 euros a la adquisición de vehículo que se concedan en Castilla y León --500 euros del Gobierno central, 500 de la Junta y 1.000 de los fabricantes-- sólo podrán optar aquellos ciudadanos empadronados en la Comunidad como mínimo desde el 1 de enero de 2009.

Villanueva aseguró que los fondos de la Junta no pueden financiar a ciudadanos de otras comunidades autónomas que no se han adherido al Plan, aunque incidió en que esta iniciativa del Gobierno central debía haberse llevado a cabo con un único plan para todo el territorio nacional.

RESPALDO A LA INDUSTRIA DE CYL

El vicepresidente económico de la Junta incidió en la adhesión de Castilla y León al Plan 2000E del Gobierno con su aportación de 500 euros en los modelos establecidos por el Ejecutivo central. En concreto se trata de los turismos nuevos o de segunda mano con emisiones de 120 gramos de CO2 ó con emisiones de 149 gramos de CO2 con medidas de seguridad y consumo y los vehículos industriales ligeros nuevos o de segunda mano de hasta 3.500 kilos y 160 gramos de CO2 con un coste máximo de 300 euros.

Además, el Ejecutivo regional amplía su línea de ayudas con 1.000 euros para aquellos vehículos industriales ligeros nuevos o de segunda mano de hasta 6.500 kilos y sin límite de CO2 y precio para que la oferta industrial de la Comunidad "no quede excluida".

A estas medidas hay que sumar, como recordó Villanueva, los beneficios que ofrece el Plan Reflota, que se hará compatible con las subvenciones, y que establece descuentos en los intereses de hasta euribor menos el 0,75 por ciento durante seis años para autónomos y pymes, con lo que se puede lograr un abaratamiento de los intereses de entre 1.500 y 3.500 euros.

De este modo, el vicepresidente económico destacó que la Junta pondrá 16 millones de euros de ayuda a la adquisición de vehículos, 6 millones destinados a las ayudas directas y 10 millones con cargo al Plan Reflota.

Tras detallar estos aspectos Tomás Villanueva aseguró que desde la Junta de Castilla y León no se renuncia a la posibilidad de que España disponga de un único Plan de ayudas a la compra de vehículos para evitar una "ruptura" de la unidad de mercados y así se lo hará saber el próximo lunes, día 25 de mayo, en un encuentro que mantendrá con las comunidades autónomas en el Ministerio de Industria para precisar los aspectos del Plan ante la "precipitación" e "improvisación" del mismo.

GESTIÓN

Como señaló Villanueva la Junta estudia la forma de gestión de estas cuantías y cómo hacer llegar al dinero a los concesionarios. De este modo, el Ejecutivo regional prevé firmar un convenio de colaboración con la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil (FITSA), que es el organismo que el Ministerio de Industria ha elegido para la gestión informática, control y seguimiento del Plan y rubricará otro acuerdo con los concesionarios como fórmula de facilitar la comprobación de datos, de canalización del conocimiento de las ayudas a los compradores y de pago de la subvención.

El vicepresidente económico destacó que todas estas ayudas y líneas de financiación tendrán caracter retroactivo con fecha del 18 de mayo, es decir, desde ayer, cuando entró en vigor el Plan 2000E.

Por su parte, el responsable en Castilla y León de la Asociación Nacional de importadores de automóviles, camiones, autobuses y motocicletas (ANIACAM), Víctor García, quien habló en nombre de todos los asistentes al encuentro, consideró "positivo" el acuerdo y la ejecución de las ayudas en Castilla y León y agradeció al vicepresidente que la Comunidad se haya adherido al Plan del Gobierno. Así, García trasladó el compromiso de los profesionales del sector de dar a conocer el plan entre los ciudadanos.

En la reunión también estuvieron presentes representantes d ela Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto); de la Asociación de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam) y de la Asociación de Concesionarios (Aconauto).