Las matriculaciones de turismos y todoterrenos registraron una caída del 41,5% en la provincia de Huesca en abril

HUESCA, 4 (EUROPA PRESS)

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos registraron una caída del 41,5 por ciento en la provincia de Huesca en abril, hasta situarse en 262 vehículos vendidos al cierre del pasado mes, según datos de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM). Este descenso de las matriculaciones está por debajo de la caída del 45,6 por ciento experimentada en el mercado español, en el que se contabilizaron un total de 67.215 vehículos matriculados.

Este retroceso de las compras de vehículos en Huesca se debió, principalmente, a la bajada de las ventas de todoterrenos, que disminuyeron un 48,3 por ciento, hasta las 31 unidades vendidas. Por su parte, las adquisiciones de turismos cayeron un 40,4 por ciento, hasta situarse en 231 matriculaciones en abril.

En el conjunto de la comunidad aragonesa, las matriculaciones de turismos y todoterrenos disminuyeron un 52,6 por ciento en abril, con 1.538 unidades contabilizadas. De esta forma, la región concentra el 2,3 por ciento de las ventas nacionales, situándose así como la sexta comunidad española con menor volumen de matriculaciones, por delante de La Rioja (355 unidades), Cantabria (823 unidades), Extremadura (1.076 unidades), Navarra (1.216 unidades) y Murcia (1.326 unidades).

En relación a las marcas más vendidas en Huesca en lo que va de año, encabeza el ranking de matriculaciones la casa Renault, con 126 matriculaciones, seguida de las firmas Seat y Citröen, con 111 y 106 unidades vendidas, respectivamente. Las marcas Volkswagen y Opel, con 80 y 78 unidades vendidas, respectivamente, fueron también representativas hasta abril, ocupando el cuarto y quinto puesto entre las más demandadas en la provincia.

Por el contrario, los fabricantes que tuvieron menor protagonismo fueron Toyota y Audi con 49 unidades vendidas cada una en lo que llevamos de ejercicio.

El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), Juan Antonio Sánchez Torres, animó hoy a las comunidades autónomas a que "cojan el toro por los cuernos" y articulen planes sectoriales "anticrisis" con el fin de dinamizar la demanda de automóviles y favorecer la recuperación de un sector tan vital para la economía de este país.

El responsable de Ganvam insistió hoy en la necesidad de que los distintos gobiernos regionales pongan en marcha ayudas directas a la compra de automóviles siguiendo el ejemplo de Navarra, con su Plan Renove, o el más reciente anunciado por la Comunidad de Madrid, con su propuesta de aplicar una bonificación del 20 por ciento en el Impuesto de Matriculación.

Sánchez-Torres señaló que la solución a la falta de ventas que atraviesa el mercado español no puede vincularse "única y exclusivamente" al Plan VIVE, ya que, si bien éste ha contribuido a cerrar más de 50.000 operaciones de compraventa de coches desde su puesta en marcha hasta la fecha, no ha incentivado "suficientemente" la demanda.

El presidente de Ganvam apuntó que los parámetros macroeconómicos actuales, con una tasa de paro que alcanza ya a más de cuatro millones de parados y unas posibilidades de acceso al crédito cada vez más restringidas, deben llevar a las Administraciones Central y Autonómicas a plantearse la adopción de medidas urgentes de resultados inmediatos, al estilo de las puestas en marcha por los principales mercados en ventas como son Alemania, Francia, Italia o Reino Unido.

Asimismo, los vendedores consideran "prioritario" arbitrar líneas de financiación pública a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para garantizar que los créditos para la compra de coche lleguen directamente al usuario final y no sólo a través de las financieras. En la actualidad, ocho de cada diez compras de coches se realizan a través de financiación externa.

Ganvam mantiene su previsión de ventas para el presente ejercicio en el que espera un retroceso de las matriculaciones del 25 por ciento, hasta situarse en el entorno de las 900.000 unidades. Los vendedores estiman que a partir del segundo semestre de este año, las cifras de caída no serán tan alarmantes como las actuales debido no tanto a la propia recuperación del mercado sino a que la base comparativa de ventas empleada para el cálculo será inferior.