Los concesionarios andaluces acumulan 74.500 vehículos en stock, tras cuadruplicarse su permanencia en las instalaciones

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

Los concesionarios andaluces han acumulado alrededor de 74.500 vehículos en stock, teniendo en cuenta que el tiempo de permanencia de estos automóviles en sus instalaciones se ha multiplicado por cuatro, según los datos de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (Ganvam).

En este sentido, la asociación explicó el incremento de los vehículos en stock ante las dificultades para conceder créditos, lo que genera un aumento del tiempo medio de permanencia de un vehículo nuevo en stock en las redes de distribución, al pasar de una media habitual de 45 días a más de 180 días en la actualidad.

Según los datos recogidos por Europa Press, las provincias que acumulan un mayor número de unidades son Sevilla, 19.000 vehículos, y Málaga y Cádiz, ambas con 12.000 automóviles. Tras éstas, se sitúa Granada (8.500 unidades), Córdoba (7.300), Almería (6.600), Jaén (4.700), y Huelva (4.400).

Ganvam explicó que estas restricciones crediticias representan "un 'handicap' difícil de superar" para el sector de la venta de vehículos donde la financiación es la "llave maestra" de la demanda, ya que el 80 por ciento de las compras de automóviles y el 100 por ciento de las de vehículos industriales son financiadas.

La asociación constató que desde que se comenzara "la crisis de liquidez y el fuerte endeudamiento de familias y empresas", la demanda de créditos para la adquisición de un automóvil ha aumentado en cuatro puntos porcentuales, matizando que el 84 por ciento de las compras de coches que se realizan en la actualidad son financiadas.

"Las dificultades financieras y la dilatación de los plazos de venta hacen mella en las cuentas de resultados de los vendedores, obligados a refinanciar sus stocks, al ver que sus previsiones de ventas no se corresponden con la realidad del mercado", añadió.

En la actualidad, la cifra de vehículos nuevos acumulados en las campas de fabricantes y concesionarios en España alcanza las 450.000 unidades, lo que supone la mitad de las ventas previstas para este año que caerán previsiblemente un 25 por ciento, hasta situarse en el entorno de las 900.000 unidades.