Sebastián acusa a las CCAA gobernadas por el PP de favorecer la compra de vehículos "caros" y le insta a "recapacitar"

ALMERÍA, 23 (EUROPA PRESS)

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, instó hoy a los gobiernos regionales de Madrid, La Rioja y Murcia a que "recapaciten" su negativa a secundar el Plan 2000E al tiempo que interpretó este rechazo y la apuesta por reducir el impuesto de matriculaciones como una muestra del que al PP "sólo le interesan los coches caros" ya que, según ejemplificó, la comunidad autónoma de Madrid "da 3.000 euros a los que adquieren un jaguar pero cero a los que compran un Seat Ibiza o un Volkswagen Polo".

Durante una rueda de prensa en Almería, previa a su participación en un acto público con asociaciones y colectivos relacionados con las energías renovables, el comercio exterior y el turismo, Sebastián defendió el plan aprobado ayer en Consejo de Ministros, ya que "no le cuesta dinero a las comunidades autónomas" además de contribuir a la generación de empleo, la renovación del parque automovilístico y a la reducción de las emisiones de CO2, por lo que, a su juicio, las reticencias de algunos ejecutivos "sólo responde a motivaciones políticas".

Acusó, en esta línea, a los máximos dirigentes de Madrid, La Rioja o Murcia de "equivocarse al querer perjudicar al Gobierno central" con esta postura y advirtió del poco rédito de una negativa que, "en realidad, perjudica al sector, al empleo y a sus propios ciudadanos" que, así, "para poder acogerse a las ayudas de hasta 2.000 euros tendrán que ir a otras comunidades" como Andalucía, a la que agradeció el haberse sumado "tan rápidamente al plan".

Sebastián rechazó el descenso en el impuesto de matriculaciones anunciado como alternativa, una medida que, según aseguró, "no le gusta al Gobierno central", ya que repercute beneficiosamente en los vehículos de alta gama y con altas emisiones del CO2, que son precisamente --resaltó-- "los que no se fabrican en España y los que no compran la mayoría de los ciudadanos".

"El impuesto ya tiene coste cero cuando se trata de vehículos con menos de 120 gramos de CO2 y de poco más de un cuatro por ciento para los que emiten menos de 160 gramos, por lo que habría margen de maniobra" mientras que Madrid "al comprador de un Seat Ibiza, con emisión por debajo de 100, no le da nada y a la persona que se decide a adquirir un jaguar, fabricado en el Reino Unido y con un precio superior a los 100.000 euros, le aporta 3.000 euros", concluyó.

Por último, el titular del ramo rechazó las críticas de algunos colectivos ecologistas como Greenpeace, que han instado a las CCAA a no participar en el Plan 2000E y recordó que no pondrá más vehículos en carretera sino que "achatarrará modelos antiguos para sustituirlos por otros más eficientes ecológicamente, sostenibles y seguros" al tiempo que se mostró convencido de que el 60 por ciento de aumento en las visitas a los concesionarios registradas en los últimos días "revelan el interés ciudadano".