Sebastián se deshace en elogios a la Generalitat y directivos de Seat por la llegada del Q3 a Martorell

Llama a continuar la colaboración con sindicatos y empresa para avanzar

MARTORELL (BARCELONA), 28 (EUROPA PRESS)

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, se deshizo hoy en elogios hacia el Gobierno catalán, directivos de Seat y los trabajadores de la plantilla de Martorell (Barcelona) en su visita a la fábrica catalana después de que Volkswagen le asignara la producción del todoterreno Audi Q3 la semana pasada.

Agradeció a la plantilla su "ejemplo de responsabilidad" y el haber sabido estar a la altura de la situación, por lo que instó a seguir con el "diálogo constante" mantenido entre la empresa, la representación de los trabajadores y las Administraciones central y autonómica.

Sebastián elogió al presidente del consejo de administración de Seat, Francisco García Sanz, --también presente hoy en Martorell-- por su papel en todo el proceso de adjudicación del Q3. "Cuando se escriba la historia, se sabrá la importancia de Paco García Sanz", auguró.

También tuvo palabras de agradecimiento para el conseller titular de Industria del Govern, Josep Huguet, que también le acompañó en su visita a Seat. De él dijo que es una persona "trabajadora, leal, competente y honesta".

Entre estos elogios, de los que tampoco escapó el presidente del comité de empresa, Matías Carnero, el ministro animó a todos a seguir caminando "en la dirección adecuada" una vez el futuro de Seat "está asegurado".

En el mismo sentido, García Sanz apeló a que la dirección de Seat y los sindicatos sigan trabajando "codo con codo para mejorar la competitividad de la marca". También instó a los proveedores a que vean la cooperación en Seat como un ejemplo para alcanzar "soluciones imaginativas".

Subrayó que la asignación del Q3 muestra la "plena confianza" del consorcio en la fábrica catalana y añadió que el Audi marca "un punto de inflexión en la mejorar de la competitividad" de Martorell. Recordó que el todoterreno no sólo supone inversión, sino también garantía de 1.200 empleos directos y entre 5.000 y 7.000 en la industria auxiliar.

El presidente de Seat, Erich Schmitt, insistió en la necesidad de mejorar la formación de los trabajadores para afrontar el nuevo modelo, para lo que confió en contar con el apoyo de la Administración. Schmitt dejará, como ya anunció, la empresa en septiembre.