Trabajadores de Opel de Alemania se manifiestan por su supervivencia

  • Fráncfort (Alemania), 26 feb (EFE).- Miles de trabajadores de Opel se manifestaron hoy en defensa de sus puestos de trabajo en el marco de un jornada de movilización europea a la que se sumó, en Alemania, el vicecanciller Frank-Walter Steinmeier.

El ministro de Transportes partidario de que el Estado participe en Opel

El ministro de Transportes partidario de que el Estado participe en Opel

Trabajadores de Opel de Alemania se manifiestan por su supervivencia

Trabajadores de Opel de Alemania se manifiestan por su supervivencia

Fráncfort (Alemania), 26 feb (EFE).- Miles de trabajadores de Opel se manifestaron hoy en defensa de sus puestos de trabajo en el marco de un jornada de movilización europea a la que se sumó, en Alemania, el vicecanciller Frank-Walter Steinmeier.

"Opel no son sólo autos. Opel no son sólo fábricas. Opel no es sólo gerencia. Opel son personas que cada mañana quieren trabajar. Y por eso Opel debe vivir", dijo ante los trabajadores Steinmeier, ministro de Asuntos Exteriores y candidato socialdemócrata a la Cancillería en las elecciones generales de septiembre.

La matriz estadounidense de Opel, General Motors, anunció la semana pasada que, para hacer frente a la crisis que le ha puesto al borde de la quiebra recortará 57.000 puestos de trabajo, más de la mitad fuera de Estados Unidos.

Opel tiene cuatro plantas en Alemania que emplean a unos 25.000 trabajadores, además de fábricas en España (Zaragoza), Reino Unido, Polonia y Bélgica

El anuncio de General Motors, que fue acompañado de la amenaza de cierre de algunas plantas, afecta a los trabajadores de Opel, la británica Vauxhall y la sueca Saab, que ya ha presentado declaración de insolvencia.

En la manifestación hoy de Rüsselsheim, el corazón de Opel, el jefe del sindicato IG Metall, Berthold Huber, reiteró la necesidad de buscar con urgencia soluciones a la filial alemana de General Motors, al borde de la quiebra.

Huber defendió ante los trabajadores la separación de Opel de su matriz, pues "nuestra única perspectiva de futuro es un modelo europeo" y con carácter inmediato ayuda financiera.

"No puede ser que el Gobierno ponga a disposición de los bancos 500.000 millones de euros en garantías y 100.000 millones en liquidez, se niegue a soltar un céntimo para la industria, la base del bienestar", sostuvo el sindicalista.

En Berlín, el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, respondió a las críticas de los sindicatos con reproches a General Motors, al que apuntó con el dedo por no haber presentado ya un concepto de futuro para Opel.

"Ni este Gobierno ni posibles inversores saben en este momento qué es lo que quiere el consorcio", declaró el ministro, que exhortó una vez a General Motors y a la dirección de Opel a "poner sobre la mesa un plan de saneamiento, un concepto".

El Gobierno alemán estaría dispuesto a conceder a la empresa automovilística alemana Opel no sólo avales sino también un crédito si la compañía presenta un plan de viabilidad aceptable, lo que aún no ha hecho.

Una de las condiciones para cualquier tipo de ayuda es que Opel quede completamente desligada de la casa matriz General Motors.

El gobierno ha insistido repetidamente que no está dispuesto a ofrecer ningún tipo de ayuda si no queda garantizado que los fondos van a parar a Opel y no a General Motors.

La compañía alemana informó el domingo de que tiene previsto presentar esta misma semana un plan de viabilidad.

Aunque por ahora no hay cifras confirmadas oficialmente, los medios alemanes coinciden en cifrar las necesidades de garantías de liquidez en 3.300 millones de euros -hasta hace poco se hablaba de 1.800 millones de euros.