Nissan, Toyota y Mazda descuentan pérdidas netas durante dos años

  • Tokio, 12 may (EFE).- Los fabricantes japoneses Nissan y Mazda se sumaron hoy al líder mundial, Toyota, al augurar dos años consecutivos de pérdidas millonarias por la crisis del sector del motor, que durará al menos hasta marzo de 2010.

Nissan, Toyota y Mazda descuentan pérdidas netas durante dos años

Nissan, Toyota y Mazda descuentan pérdidas netas durante dos años

Tokio, 12 may (EFE).- Los fabricantes japoneses Nissan y Mazda se sumaron hoy al líder mundial, Toyota, al augurar dos años consecutivos de pérdidas millonarias por la crisis del sector del motor, que durará al menos hasta marzo de 2010.

Las pérdidas netas de esos tres fabricante durante el pasado año fiscal, que finalizó en marzo, superaron en conjunto 732.000 millones de yenes (5.481 millones de euros) y las previstas para el actual ejercicio, que acaba en marzo de 2010, serán algo mayores, de 770.000 millones de yenes (5.766 millones de euros).

La industria japonesa del motor, buque insignia de la segunda economía del mundo, sufre de lleno la recesión global, como se ha vuelto a demostrar con la presentación de los resultados empresariales.

El primero abocado a las pérdidas fue Toyota, primer fabricante del mundo, que anunció sus resultados el día 8.

Hoy mismo le han seguido Nissan y Mazda, tercero y quinto de Japón, respectivamente, que junto a Toyota conforman el grupo de los fabricantes más afectados por la caída de las ventas y el fortalecimiento del yen.

Toyota tuvo el pasado año fiscal la primera pérdida neta de su historia, de 436.937 millones de yenes (3.272 millones de euros), y calcula que en el ejercicio actual perderá todavía más, 550.000 millones de yenes (4.120 millones de euros).

Serán las primeras pérdidas anuales de Toyota en sus 71 años de historia.

Al carro de los números rojos se subió hoy Nissan, que anunció que en el año fiscal 2008 registró una pérdida neta de 233.700 millones de yenes (1.765 millones de euros), sus primeros números rojos desde 1999.

El tercer fabricante de Japón vaticinó además para el actual ejercicio fiscal una nueva pérdida neta de 170.000 millones de yenes (1.283 millones de euros), lo que implicaría su segundo año consecutivo en números rojos, algo inédito bajo la presidencia del franco-brasileño Carlos Ghosn.

Además, Mazda dijo hoy que el pasado año fiscal perdió 71.500 millones de yenes (539 millones de euros) y que "debido a las condiciones difíciles de negocio que se espera continúen durante el ejercicio fiscal 2009", registrará entonces una pérdida neta de 50.000 millones de yenes (377 millones de euros).

Estos fabricantes son los más afectados de Japón por la crisis pero no son los únicos.

Los otros tres más importantes de Japón -Honda, Suzuki y Mitsubishi- tampoco se libraron de las pérdidas netas, en algunos casos anuales y en otros trimestrales, aunque salieron mejor parados pues ninguno prevé números rojos para el actual ejercicio fiscal.

Honda, segundo fabricante de Japón, anunció pérdidas netas trimestrales, pero en el año fiscal 2008 se limitó a reducir un 77 por ciento su beneficio neto, hasta los 137.005 millones de yenes (1.027 millones de euros).

Para el actual año fiscal, Honda pronosticó un beneficio neto de 40.000 millones de yenes (300 millones de euros), alrededor de un 71 por ciento menor al registrado en 2008.

Mitsubishi Motors, por su parte, tuvo una pérdida neta de 54.900 millones de yenes (411 millones de euros) en el año fiscal 2008, debido al descenso de sus ventas mundiales por la crisis y la apreciación del yen.

Sin embargo, confía en una mejora de la situación económica ya que prevé registrar este año un beneficio neto de 5.000 millones de yenes (37 millones de euros).

En su caso, Suzuki se libró de las pérdidas tanto trimestrales como anuales, tras anunciar sólo una reducción del 65,8 por ciento de su beneficio neto en 2008 con respecto al anterior ejercicio, hasta los 27.429 millones de yenes (205 millones de euros).

El cuarto fabricante de vehículos de Japón prevé para este año fiscal una reducción más profunda, del 81,8 por ciento, de su beneficio neto y para el trimestre entre abril y junio no espera obtener beneficios.