El primer ministro tailandés dice que no dimite en medio de protestas

  • Bangkok, 27 mar (EFE).- El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, afirmó hoy que no dimitirá tal como le exigen los manifestantes antigubernamentales, quienes continúan con el bloqueo de todos los accesos a la sede del Gobierno por segundo día.

El primer ministro tailandés dice que no dimite en medio de protestas

El primer ministro tailandés dice que no dimite en medio de protestas

Bangkok, 27 mar (EFE).- El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, afirmó hoy que no dimitirá tal como le exigen los manifestantes antigubernamentales, quienes continúan con el bloqueo de todos los accesos a la sede del Gobierno por segundo día.

Cerca de 30.000 seguidores del Frente Unido para la Democracia y Contra la Dictadura (UDD) marcharon ayer desde una plaza céntrica de Bangkok, donde se concentraron la noche anterior, hasta el palacio gubernamental, en cuyo interior hay apostados cientos de policías y soldados.

El primer ministro manifestó que las fuerzas de seguridad no usarán la fuerza contra los manifestantes, aunque advirtió de que no consentirá que invadan las dependencias del Ejecutivo.

"Estoy seguro de que la mayoría de los tailandeses no aprueban los métodos violentos", respondió el jefe del Gobierno al ser preguntado si teme que surjan brotes de violencia entre los seguidores del UDD, conocidos como los "camisetas rojas", y las fuerzas del orden.

Los líderes de las protestas aseguran que no desistirán hasta que dimita Vejjajiva, a quien acusan de haber sido elegido primer ministro con la ayuda del Ejército y del Poder Judicial.

Esta mañana, más de 3.000 seguidores del UDD continuaban apostados en los aledaños del palacio gubernamental, donde han instalado puestos de socorro, comida, camisetas y hasta un escenario con grandes altavoces, donde se alternan los discursos políticos con conciertos de música.

La sociedad tailandesa está profundamente dividida entre simpatizantes del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en en el 2006 mediante un golpe de Estado, y detractores, entre los que se cuentan el actual Gobierno y la Alianza del Pueblo para la Democracia (APD).

La APD, también conocidos como los "camisetas amarillas", protagonizaron el año pasado siete meses de protestas que culminaron con la ocupación de la sede del Gobierno durante tres meses y el cierre de los aeropuertos de Bangkok durante una semana.

Las movilizaciones llegaron a su fin en diciembre cuando el Tribunal Constitucional disolvió a los principales partidos de la coalición de Gobierno por fraude electoral.

A los pocos días, Vejjajiva fue elegido primer ministro en el Parlamento con los votos de una coalición de partidos que incluyó a varios diputados tránsfugas.