Carlos de Inglaterra advierte del peligro del afán de lucro para el planeta

  • Londres, 21 abr (EFE).- El príncipe Carlos de Inglaterra advertirá en un nuevo documental y un libro del peligro que el mero afán de lucro representa para el futuro del planeta.

Carlos de Inglaterra advierte del peligro del afán de lucro para el planeta

Carlos de Inglaterra advierte del peligro del afán de lucro para el planeta

Londres, 21 abr (EFE).- El príncipe Carlos de Inglaterra advertirá en un nuevo documental y un libro del peligro que el mero afán de lucro representa para el futuro del planeta.

El proyecto, titulado en inglés "Harmony" (Armonía), enfrentará al heredero del trono con industriales y financieros, a los que acusa de poner en peligro el medio ambiente, según informa el diario "The Daily Telegraph".

Según el periódico, algunos compararán el libro y el documental con "Una Verdad Incómoda", del ex vicepresidente de EEUU y premio Nobel de la Paz Al Gore.

El príncipe ha renunciado voluntariamente a cobrar nada como autor, pero la fundación benéfica que preside recibirá una parte de los derechos de autor de la editorial HarperCollins y se espera que ocurra lo mismo con los derechos de la película.

"En algunas de nuestras acciones nos comportamos como si fuésemos amos de la naturaleza, y en otras, como simples espectadores", afirma el príncipe de Gales, citado en un comunicado oficial.

"Si pudiésemos recobrar el sentido de la armonía, la sensación de ser parte en vez de estar apartados de la naturaleza, tal vez tenderíamos menos a ver el mundo como una especie de sistema gigante de producción, capaz de producir cada vez más para beneficio nuestro, y sin costo alguno", explica Carlos de Inglaterra.

El príncipe está escribiendo el libro con ayuda del ornitólogo y ecologista Tony Juniper, quien afirma que cuando aquél habla, la gente escucha.

La película se rodará en Estados Unidos, donde las opiniones de Carlos de Inglaterra sobre la necesidad de proteger el medio ambiente han sido siempre bien acogidas.

Algunas escenas de la película se rodarán, sin embargo, en la granja orgánica del heredero del trono en Highgrove (Inglaterra).

El príncipe de Gales se precia de su condición de agricultor orgánico y milita contra los cultivos transgénicos.