Economía/CCM.-Grupo Calvo, participado por CCM, niega verse afectado "de momento" por la intervención de Banco de España

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 (EUROPA PRESS) El Grupo Calvo, participado en un 5,5 por ciento por Caja Castilla-La Mancha (CCM), aseguró hoy que la intervención por el Banco de España de la entidad castellano-manchega no afecta, "por el momento", a la conservera gallega. Un portavoz de la empresa indicó a Europa Press que en la actualidad no sufre ningún efecto derivado de la situación de Caja Castilla-La Mancha, que posee parte de las acciones del grupo gallego. La conservera --controlada en un 77,8% por la familia Calvo-- aclaró que no ha recibido "ningún tipo de comunicación" de que este movimiento le vaya a afectar y destacó que el proceso "está asegurado" por el Gobierno de España, por lo que no prevé consecuencias de esta intervención. CAIXANOVA Por su parte, Caixanova, otro de los accionistas del Grupo Calvo, rechazó pronunciarse respecto a la decisión del Banco de España y descartó que la intervención de la entidad castellano-manchega tenga repercusiones sobre el 11 por ciento que la caja gallega tiene en la conservera. En este sentido, señaló que "ni se ha planteado" la posibilidad de ampliar su participación, pues no especula con "hipótesis". En agosto de 2003, el grupo conservero abrió su capital familiar a Caixanova, Caja Castilla-La Mancha y Caja Burgos. El grupo conservero, que está presente en 40 países, obtuvo en 2007 unos beneficios de explotación de 11,86 millones de euros frente a 1,8 millones de euros en 2006 y tenía previsto que, durante el ejercicio de 2008, podría salir de los números rojos de los años anteriores. Calvo nació en 1940 en la localidad coruñesa de Carballo. La compañía cuenta con seis plantas de fabricación, dos en las localidades coruñesas de Carballo y Esteiro y las otras en Marruecos, Venezuela, El Salvador y Brasil. El grupo gallego inició su expansión internacional en el año 1993, cuando compró la marca italiana Nostromo. En el año 2003 realizó una inversión de más de 110 millones de dólares en El Salvador con la apertura de una fábrica de conservas de atún en la que trabajan más de un millar de personas, lo que supone un tercio de la plantilla del grupo. Además, la conservera gallega consiguió saltar al quinto puesto en el ránking mundial con la adquisición de la brasileña Gomes da Costa.