Agetaxi alerta de una futura Ley del Transporte que obligará a usuarios a negociar individualmente la tarifa interurbana

Prevé la ruina económica de los más de 70.000 taxistas autónomos y 30.000 asalariados que trabajan en el sector en todo España

MADRID, 06 (EUROPA PRESS)

La Agrupación General de Taxistas (Agetaxi) alertó hoy de que el Gobierno central prepara una nueva Ley del Transporte que provocara "una desestructuración del sector del taxi y una desprotección de los consumidores y turistas que tendrá que negociar individualmente la tarifa en cada servicio interurbano". A su juicio, esta reforma legislativa supondrá "la ruina económica de los más de 70.000 taxistas autónomos y 30.000 asalariados que trabajan en el sector en todo España".

Según informó Agetaxi en un comunicado, el Gobierno ha remitido para consulta de las organizaciones profesionales el anteproyecto de ley de modificación de diversas leyes sobre libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio.

Entre las leyes que se pretenden modificar está la relativa a la vigente Ley de ordenación de los transportes terrestres, "afectando de forma muy negativa a la actual estructura y desarrollo de la actividad del transporte en autotaxi, perjudicando gravemente tanto a los profesionales del taxi como a los usuarios de dicho servicio", añade.

Por una parte, indican que el anteproyecto de ley deroga las actuales tarifas que el Ministerio de Fomento venía aprobando anualmente y que servían para calcular la tarifa a cobrar al usuario por la prestación de un servicio interurbano del taxi.

Frente a ello, la nueva ley deja a la libre negociación entre las partes (taxista y usuario) la fijación del importe a cobrar por la realización de dicho servicio, lo que implicará una clara desprotección para los ciudadanos , teniendo en cuenta que la mayor parte de las Comunidades Autónomas no tienen regulada una tarifa para dicho servicio.

Asimismo, esta asociación de taxistas indica que afectará muy gravemente a los millones de turistas extranjeros que llegan a España a través de los aeropuertos nacionales, los cuales se verán obligados a negociar con el taxista el precio de la tarifa a pagar para llegar a su lugar de vacaciones.

Por otra parte, critican que el anteproyecto de ley establece una desregulación de la actividad del arrendamiento con conductor a los que se les permite trabajar sin ningún tipo de limitación en cualquier ciudad española y sin estar sujetos a ninguna tarifa mínima, lo que supone --a juicio de la patronal del taxi-- "una clara situación de competencia desleal hacia el colectivo del taxi, el cual sólo puede trabajar en el ámbito urbano en que está autorizado y sometido a las tarifas intervenidas por el Ayuntamiento correspondiente".