Brasil seguirá comprando gas a Bolivia, pese avance en autosuficiencia, dice Lula

  • Río de Janeiro, 18 mar (EFE).- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó hoy que Brasil seguirá comprando gas natural de Bolivia, desde donde llegó a importar la mitad del combustible que consumía, pese a los pasos que ha dado para garantizar su autosuficiencia en este recurso.

Brasil seguirá comprando gas a Bolivia, pese avance en autosuficiencia, dice Lula

Brasil seguirá comprando gas a Bolivia, pese avance en autosuficiencia, dice Lula

Río de Janeiro, 18 mar (EFE).- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó hoy que Brasil seguirá comprando gas natural de Bolivia, desde donde llegó a importar la mitad del combustible que consumía, pese a los pasos que ha dado para garantizar su autosuficiencia en este recurso.

"Vamos a continuar comprando gas de Bolivia siempre, tenemos un contrato hasta 2019, pero es importante que todos sepan que tendremos gas y otros mecanismos (para producirlo) y no vamos a quedar dependiendo del buen humor de nadie", dijo Lula al visitar en Río de Janeiro una planta de regasificación que entrará en operación este mes.

Según el mandatario, con las nuevas reservas descubiertas, las plantas de tratamiento construidas y las dos nuevas terminales para regasificar en el país gas licuado de petróleo importado, Brasil se acerca a su autosuficiencia.

"Estamos garantizando que Brasil deje de ser dependiente. Brasil quiere hacer asociación con todo el mundo, quiere continuar comprando gas de todo el mundo, pero no depende apenas de una persona", afirmó.

La petrolera brasileña Petrobras informó el martes que, pese a que el país aún no es autosuficiente en gas natural, actualmente tiene una sobra de 15 millones de metros cúbicos diarios del combustible.

De acuerdo con la estatal, la disminución del consumo industrial como consecuencia de la crisis global y la menor demanda por parte de las termoeléctricas permiten que el gas disponible supere significativamente el consumido.

Brasil llegó a reducir a comienzos de este año desde 30 hasta 19 millones de metros cúbicos diarios el gas que importa desde Bolivia debido al descenso del consumo, pero después llegó a un acuerdo con el país vecino para fijar la importación en 24 millones de metros cúbicos.

Según Lula, los proyectos que garantizarán la autosuficiencia del país en gas natural fueron determinados "en el auge de la crisis con Bolivia".

En ese momento, dijo, el presidente de Bolivia "tenía muchas quejas de Petrobras y Petrobras muchas quejas de Evo Morales y había señales de que podría faltar gas".

La crisis se produjo en mayo de 2006, cuando el Gobierno de Morales nacionalizó los hidrocarburos en su país, decisión que afectó principalmente a la brasileña Petrobras y que evidenció la dependencia de Brasil.

"No podíamos tener una matriz energética importante dependiente de otro país", agregó el gobernante brasileño.

El navío-plataforma que hoy visitó Lula es el segundo de su tipo en Brasil y tiene capacidad para convertir en gas natural 14 millones de metros cúbicos diarios de gas natural licuado importado.

Según Petrobras, la planta será suficiente para abastecer cuatro termoeléctricas en los estados de Río de Janeiro y Minas Gerais y que tienen capacidad para generar 3.000 megavatios.

De acuerdo con la petrolera, Brasil puede contar actualmente con una oferta de 110 millones de metros cúbicos diarios de gas, incluyendo los 30 millones importados de Bolivia, los 62 millones producidos en el país y los 21 millones que puede regasificar.

En 2006, en medio de la crisis con Bolivia, Brasil consumía cerca de 50 millones de metros cúbicos del combustible, más de la mitad de ellos procedentes del país vecino.