El magnate afirma que no entiende de qué le acusan y que los fiscales manipulan los términos

  • Moscú, 20 abr (EFE).- El magnate Mijaíl Jodorkovski, acusado de robar crudo a su propia petrolera Yukos, denunció hoy que no comprende los cargos que se le imputan y que los fiscales no entienden o manipulan los términos empleados en la acusación.

El magnate afirma que no entiende de qué le acusan y que los fiscales manipulan los términos

El magnate afirma que no entiende de qué le acusan y que los fiscales manipulan los términos

Moscú, 20 abr (EFE).- El magnate Mijaíl Jodorkovski, acusado de robar crudo a su propia petrolera Yukos, denunció hoy que no comprende los cargos que se le imputan y que los fiscales no entienden o manipulan los términos empleados en la acusación.

Jodorkovski y su socio Platón Lébedev, que afrontan un segundo juicio tras haber sido condenados en el primero por delitos fiscales que no reconocen, afirmaron que, tras escuchar a la acusación durante ocho días, siguen sin entender de qué se les acusa.

Aunque el proceso fue declarado abierto, el juez Víctor Danilkin ordenó hoy continuar a puerta cerrada, justo en el día cuando los acusados tomaban la palabra para responder a los fiscales.

Ambos empresarios exigieron que los fiscales expliquen los términos empleados en la acusación y aclaren los hechos imputados y la forma, lugar y tiempo en que habrían cometido los delitos, según las agencias rusas.

"Es mi derecho saber, y no suponer, de qué me acusan. En la acusación unas afirmaciones se contradicen con otras. Quiero entender qué es lo que he robado", indicó Jodorkovski.

Explicó: "Primero se afirma que hemos robado el petróleo, después, que han sido robados los ingresos, más adelante, que las ganancias, y por último que se ha robado el derecho de propiedad sobre el petróleo".

Agregó que "la acusación no precisa dónde se ha robado el crudo: del pozo, del oleoducto o al consumidor al que fue suministrado".

"¿Dónde tuvo lugar la sustracción? ¿En qué lugar? ¿De qué tengo que defenderme?", manifestó Jodorkovski, quien tampoco entiende cómo calculan los fiscales las cantidades de petróleo indicadas y la suma del presunto perjuicio causado.

"En función de cómo me expliquen los cargos, deberé preparar mi defensa, según criterios jurídicos o bien psiquiátricos", señaló, convencido de que los fiscales "no entienden cómo funciona un consorcio verticalmente integrado", o manipulan los términos.

Más duro, Lébedev denunció que los cargos presentados son "esquizofrénicos, pero muy hábilmente falsificados", según la radio "Eco de Moscú".

Jodorkovski exigió que la acusación explique unos 70 términos empleados, como "ilícito", "a fondo perdido", "holding", "balanza de la sociedad", "ingresos", "ganancias", "precio de mercado" e incluso "petróleo".

"Soy especialista y sé lo que significan, pero quisiera escuchar la versión de los fiscales. Son términos utilizados en los cargos y existentes en la legislación, pero tengo dudas de que la acusación los emplea en el mismo sentido que la ley", puntualizó.

Sobre otro episodio, además proscrito, relativo a apropiación indebida de títulos de la Compañía Petrolera Oriental, Jodorkovski subrayó que la acusación ni siquiera aclara a quién pertenecían esas acciones, al Estado, a Yukos o a sus filiales.

Con anterioridad, la defensa denunció que la Fiscalía acusa a Jodorkovski y Lébedev de haber robado a su propia petrolera más crudo del que Yukos había extraído en el periodo indicado.

Para refutar la acusación, la defensa pidió al juez reclamar a los sucesores jurídicos de la expropiada Yukos -el ministerio ruso de Combustibles y Energía y la petrolera estatal Rosneft, que se hizo con los principales activos-, los documentos relativos a la extracción y transporte de crudo en el periodo entre 1998 y 2003.

Pero el juez Danilkin denegó la petición al compartir la postura de los fiscales de que éstos "son asuntos técnicos que no pueden estudiarse dentro del proceso".

De poco sirvió el argumento de que Yukos exportaba su crudo por los oleoductos del monopolio estatal Transneft, "lo que excluye toda posibilidad de sustracción y apropiación".

Jodorkovski y Lébedev, condenados en el primer polémico proceso a ocho años, afrontan ahora cargos por presuntos robos millonarios, que la defensa declara fabricados y por los que podrían ser condenados a hasta 22 años de prisión.

La Fiscalía sostiene que entre 1998 y 2003 Jodorkovski y Lébedev habrían robado crudo a su propia empresa por valor de más de 892.400 millones de rublos (35.000 millones de dólares al cambio de la época), cifra comparable con toda la capitalización de Yukos.

Además, se les acusa de haber lavado el dinero obtenido a raíz del robo de crudo por un monto de más de 487.400 millones de rublos y de 7.500 millones de dólares.

Según cálculos de la prensa, los magnates están acusados de haber robado en total 350 millones de toneladas de crudo, el equivalente a la extracción anual de toda Rusia en aquella época, cuando en ese período Yukos extrajo 347,44 millones de toneladas, menos de lo que presuntamente habrían sustraído sus dueños.

El tribunal de arbitraje de Estocolmo aceptó a trámite la semana pasada una demanda de varios fondos de inversión españoles contra Rusia para compensar las pérdidas causadas por la nacionalización de Yukos, definida como "expropiación de activos que viola los intereses de los accionistas".