Hungría entra en el proyecto ruso South Stream sin renunciar al europeo Nabucco

  • Moscú, 10 mar (EFE).- Hungría se sumó hoy al gasoducto ruso South Stream sin renunciar al proyecto alternativo europeo Nabucco, que el primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, consideró inviable sin la participación de Irán.

Hungría entra en el proyecto ruso South Stream sin renunciar al europeo Nabucco

Hungría entra en el proyecto ruso South Stream sin renunciar al europeo Nabucco

Moscú, 10 mar (EFE).- Hungría se sumó hoy al gasoducto ruso South Stream sin renunciar al proyecto alternativo europeo Nabucco, que el primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, consideró inviable sin la participación de Irán.

El acuerdo fue formalizado tras una reunión en Moscú de Putin y el jefe del Gobierno húngaro, Ferenc Gyurcsany, quienes subrayaron la importancia de esta cooperación para ambos países y para diversificar las fuentes de suministro energético de Europa.

Según lo acordado, el consorcio ruso Gazprom participará en la construcción en Hungría del tramo local del gasoducto South Stream, destinado a llevar carburante de Rusia a Europa, y de un depósito subterráneo de gas.

Los presidentes de Gazprom y del Banco de Desarrollo de Hungría firmaron un acuerdo para crear una empresa mixta que se hará cargo del tendido del tramo húngaro del South Stream.

Además, Gazprom suscribió con la petrolera húngara MOL otro acuerdo para construir juntos en Hungría un importante depósito subterráneo de gas.

El presidente de Gazprom, Alexéi Miller, precisó que la empresa mixta, en la que Rusia y Hungría tendrán el 50 por ciento cada una, se creará antes del 15 de mayo, y el consorcio ruso será el encargado del proyecto de construcción del tramo húngaro del gasoducto.

Gyurcsany anunció que ese tramo será construido antes de 2015, y el depósito subterráneo de carburante para ese gasoducto, que permitirá a Hungría almacenar una reserva equivalente a la mitad de su consumo anual, entrará en servicio en 2012-2013.

Putin agregó que el proyecto técnico-económico del tramo húngaro estará listo en septiembre próximo, y de todo South Stream en junio de 2010.

El dirigente ruso aseguró que "no habrá problemas con la financiación" del gasoducto, con un presupuesto de 10.000 millones de euros, que incluso puede resultar inferior gracias al abaratamiento de los materiales de construcción.

South Stream, considerado una alternativa al futuro proyecto europeo Nabucco, deberá bombear gas de Rusia a Bulgaria a través del mar Negro, y después a los Balcanes y a otra zonas de Europa.

El primer ministro ruso precisó que el tramo húngaro tendrá una capacidad de bombeo de al menos 10.000 millones de metros cúbicos de gas al año, y todo el gasoducto de "31.000 millones de metros cúbicos o más".

Putin aseguró que a Rusia no le importa la intención de la Unión Europea (UE) de impulsar su propio proyecto Nabucco, como un gasoducto alternativo a South Stream y destinado a llevar a Europa gas del Asia Central y el mar Caspio sin pasar por territorio ruso.

Pero subrayó que el proyecto europeo, también apoyado por Estados Unidos, a diferencia del South Stream, "no disminuye sino que aumenta el número de países de tránsito", al pasar por territorio de Azerbaiyán, Georgia y Turquía.

Además será imposible encontrar gas para Nabucco sin que a ese proyecto se sume Irán", advirtió Putin, quien enfatizó que "Rusia tiene suficientes reservas para satisfacer durante cien años sus crecientes necesidades y las de sus clientes europeos".

Gyurcsany, por su parte, se mostró convencido de que "Nabucco y South Stream no son proyectos rivales", pues cada nuevo gasoducto permitirá diversificar las fuentes de suministro y garantizar mejor la seguridad energética de Europa, incluida Hungría.

"No creo que a Rusia le gustaría tener un solo comprador de su gas, por eso también nosotros queremos que haya más de un vendedor. Hungría apoya tanto el South Stream, como el Nabucco, y también busca otras fuentes de suministro", enfatizó.

Nabucco, planeado por la UE para reducir la dependencia del gas ruso, deberá unir los mares Caspio y Negro con Europa Central a través de Turquía, Bulgaria, Rumanía, Hungría y Austria, sin pasar por territorio de Rusia.