La seguridad del suministro de gas a Europa centra la cumbre de Sofía

  • Sofía, 24 abr (EFE).- La seguridad de los suministros de gas natural para Europa centra la cumbre que comienza hoy en Sofía, en la que participan representantes de 28 Estados, entre ellos Estados Unidos y Rusia, además de la Unión Europea (UE).

La seguridad del suministro de gas a Europa centra la cumbre de Sofía

La seguridad del suministro de gas a Europa centra la cumbre de Sofía

Sofía, 24 abr (EFE).- La seguridad de los suministros de gas natural para Europa centra la cumbre que comienza hoy en Sofía, en la que participan representantes de 28 Estados, entre ellos Estados Unidos y Rusia, además de la Unión Europea (UE).

El "Foro Gas natural para Europa: seguridad y cooperación", que durará hasta el sábado y contará con la asistencia de diez jefes de Estado o de Gobierno, está marcado por la "guerra del gas" entre Rusia y Ucrania que el pasado invierno provocó el corte de los suministros de esa fuente de energía a numerosos países del Viejo Continente, entre ellos Bulgaria.

El principal objetivo de la cumbre es establecer "una nueva política europea de energía, buscar nuevos acuerdos y garantías internacionales sobre la seguridad energética de Europa y prevenir situaciones de crisis por corte de suministros".

Así lo dijo el presidente búlgaro, Gueorgui Parvanov, en la presentación de esta iniciativa en la página web de la cumbre, donde se precisa que se intentará acordar una declaración conjunta con el compromiso de respetar "políticas y principios comunes basados en la transparencia de las cantidades suministradas y los precios".

Además, Sofía espera que se acuerden medidas para eliminar a "mediadores entre los países productores, los países de tránsito de combustible y los países consumidores", explicó antes de la apertura de la reunión el ministro búlgaro de Exterior, Ivailo Kalfin.

Entre otros, se discutirán importantes proyectos para transportar gas de la región del Mar Caspio y Asia Central a Europa, como el "South Stream", un plan del gigante energético ruso Gazprom y la compañía italiana ENI con un coste que se calcula en 10.000 millones de euros para tender un gasoducto que suministro gas ruso a Bulgaria y a otras zonas de Europa.

Este proyecto compite con el del gasoducto Nabucco, liderado por el consorcio austríaco OMV y que cuenta con el apoyo de la UE y Estados Unidos, que pretende llevar a Europa gas de la región del mar Caspio y Asia Central, así como de Oriente Medio y Próximo, atravesando Turquía, Bulgaria, Rumanía, Hungría y Austria, pero sin pasar por Rusia.

En un principio se esperaba la participación en esta cumbre del primer ministro ruso, Vladimir Putin, quien sin embargo no confirmó finalmente su asistencia.

Según fuentes oficiosas, Moscú habría vinculado una presencia al más alto nivel a la firma de un acuerdo sobre "South Stream", pero Bulgaria habría rechazado la suscripción por considerar que aún no se han negociado todos los aspectos necesarios del pacto.

Sofía rechaza el uso de la infraestructura actual para "South Stream" y pide la construcción de una nueva red de tubos, algo que Rusia estima desventajoso para el proyecto.

Así, el Kremlin esta representado por el ministro de Energía, Sergei Shmatko, mientras que Washington envía a Richard Morninsgstar, embajador especial del presidente estadounidense, Barack Obama, para asuntos energéticos en la región de Eurasia.

En medio de grandes medidas de seguridad que han bloqueado el tráfico en al capital búlgara, se espera que hoy participen en la cumbre los presidentes de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso; Georgia, Turquía, Serbia y Albania (Mikhail Saakashvili, Abdullah Gul, Boris Tadic, Bamir Topi, respectivamente), así como el primer ministro de Grecia, Kostas Karamanlis, y el viceprimer ministro para Asuntos Europeos de Macedonia, Ivica Bocevski.