Lula asegura que Brasil romperá "un día" la dependencia del gas boliviano

  • Brasilia, 6 mar (EFE).- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, aseguró hoy que "un día" le podrá decir a su homologo de Bolivia, Evo Morales, que ya no precisa del gas que produce ese país andino, porque Brasil "será autosuficiente".

Lula asegura que Brasil romperá "un día" la dependencia del gas boliviano

Lula asegura que Brasil romperá "un día" la dependencia del gas boliviano

Brasilia, 6 mar (EFE).- El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, aseguró hoy que "un día" le podrá decir a su homologo de Bolivia, Evo Morales, que ya no precisa del gas que produce ese país andino, porque Brasil "será autosuficiente".

Lula hizo el comentario medio en broma en el marco de una visita a las obras de construcción de una unidad de tratamiento de gas natural en el estado de Espíritu Santo.

El presidente afirmó que se sentía "feliz de la vida", porque al paso que se expande la producción de gas en Brasil "un día" llamará a Morales y le dirá: "Evo querido, queremos dejarte libre para que le vendas gas a quien quieras, porque somos autosuficientes".

Entre risas, aclaró de inmediato que Brasil "no dejaría de comprarle gas a Bolivia" ni siquiera en el caso de tener garantizado el abastecimiento.

"Estratégicamente es necesario ayudar al desarrollo de Bolivia, porque no le interesa a Brasil crecer cercado de pobres", indicó Lula, quien añadió que también es importante que Uruguay, Paraguay y Argentina crezcan, para que toda la región alcance un mayor grado de desarrollo.

Bolivia abastece más de la mitad del mercado de gas natural de Brasil a través de un gasoducto de 3.000 kilómetros de longitud, con capacidad para transportar 30 millones de metros cúbicos por día de ese combustible.

Ese gas alimenta más de la mitad del mercado comercial brasileño y al 60 por ciento del estado de Sao Paulo, corazón industrial del país.

Lula citó que, actualmente, Brasil financia la construcción de tres carreteras en suelo boliviano, que ayudarán a lograr una mayor integración de ambos países con el resto de Suramérica.

También recordó que esa vocación integradora se reforzó durante las turbulencias que atravesaron en el 2006 las relaciones entre Brasil y Bolivia, cuando el Gobierno de Evo Morales nacionalizó la industria de hidrocarburos, decisión que afectó a las empresas que operaban en esa nación andina, entre ellas la estatal brasileña Petrobras.

Según Lula, superados esos conflictos, "Brasil y Bolivia han descubierto que cuando más en paz estén, cuando más amigos sean, más importante será para sus pueblos".