Obama suspende el plan de Bush para abrir la exploración petrolera marina

  • Washington, 10 feb (EFE).- El Gobierno del presidente de EEUU, Barack Obama, suspendió hoy la aplicación de un plan para abrir la exploración petrolera frente a las costas país.

Obama suspende el plan de Bush para abrir la exploración petrolera marina

Obama suspende el plan de Bush para abrir la exploración petrolera marina

Washington, 10 feb (EFE).- El Gobierno del presidente de EEUU, Barack Obama, suspendió hoy la aplicación de un plan para abrir la exploración petrolera frente a las costas país.

El secretario del Interior, Ken Salazar, quien dijo que esa suspensión se mantendrá durante 180 días contados a partir del 23 de marzo para determinar los recursos petroleros y de gas con que cuenta el país frente a sus costas.

La apertura de la exploración petrolera marina a partir del 2010 fue anunciada por el anterior Gobierno del presidente George W. Bush, tres días antes de entregar el control de la Casa Blanca a Obama, el pasado 20 de enero.

Los estudios para esa apertura habían sido anunciados en julio del año pasado cuando el petróleo bordeaba los 150 dólares por barril en los mercados internacionales.

Según el Gobierno de Bush, su plan permitiría realizar exploraciones sobre una superficie de unos 121 millones de hectáreas.

La propuesta abrió la posibilidad de conceder contratos de exploración de petróleo y gas natural "casi sin consulta a los estados, la industria o la comunidad", dijo Salazar.

"En mi opinión ésa fue una decisión apresurada del peor tipo", añadió Salazar en una conferencia de prensa.

Agregó que en los próximos meses el Departamento de Interior realizará reuniones públicas en Alaska, la costa occidental, la costa atlántica y la del Golfo de México para escuchar las opiniones de los gobernadores, grupos industriales y ambientalistas.

"Con el fin de realizar un proceso ordenado que nos permita tomar decisiones sensatas basadas en buena información, necesitamos hacer a un lado el plan de la administración Bush y crear nuestros propios plazos", dijo Salazar en un comunicado.

Dirigentes de la industria petrolera dijeron que estaban decepcionados ante el anuncio.

Barry Russell, presidente de la Asociación Independiente del Petróleo de EEUU, dijo que "se trata de una demora innecesaria que retrasará a EEUU en el momento en que más necesitamos avanzar".

Sin embargo, grupos de protección del ambiente dijeron que la decisión abandona lo que calificó la política favorable a la exploración petrolera de Bush.

"Esperamos que el anuncio de hoy marque un nuevo comienzo en un organismo (el Departamento del Interior) que había perdido el rumbo durante la era de Bush", indicó Richard Charter, portavoz del grupo Defensores de la Vida Animal.

Wesley Warren, director del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, indicó que con la medida "Salazar demuestra un valiente liderazgo que ofrecerá a EEUU un nuevo futuro energético que proporcionará energía limpia y reducirá nuestra dependencia del petróleo extranjero".

Pese a ser uno de los mayores productores, Estados Unidos importa alrededor del 60 por ciento del petróleo que necesita su gigantesco aparato industrial y automovilístico.

"La exploración petrolera marina plantearía el riesgo de derrames petroleros desde Florida a Maine (en la costa atlántica) y a lo largo de toda la costa del Pacífico", señaló Warren.

"Eso causaría no sólo un tremendo daño económico a las comunidades pesqueras y del turismo, sino también destruiría el hábitat de la vida animal, y perjudicaría a todos los que viven, trabajan y descansan en esos lugares", añadió.

Pero no todos fueron aplausos de los ecologistas y algunos criticaron que la moratoria sobre la exploración petrolera marina no sea total.

Sin esa moratoria absoluta "nuestras costas y océanos serán más vulnerable al daño del petróleo que lo han sido desde el derrame en Exxon Valdez", dijo Jacqueline Savit, de Oceana, un grupo de defensa ambiental.

El 24 de marzo de 1989 el Exxon Valdez derramó alrededor de 40 millones de litros de petróleo en la bahía Prince William de Alaska en uno de los peores desastres ambientales marinos.

Salazar trató de acallar las preocupaciones de los ecologistas al señalar que la exploración en busca de nuevas fuentes de energía es valiosa.

Lo que esta medida "muestra que hay un cambio dramático respecto a los últimos ocho años que era...explorar, explorar y explorar. La industria del petróleo y del gas natural no deben ver al Gobierno de Obama como su enemigo", señaló.