Petrobras niega irregularidades en la refinería que negocia con Venezuela

  • Río de Janeiro, 9 abr (EFE).- La petrolera estatal brasileña Petrobras negó en un comunicado supuestas irregularidades en las obras de una refinería que construye en el estado de Pernambuco (nordeste de Brasil) y en la que aspira a asociarse con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Petrobras niega irregularidades en la refinería que negocia con Venezuela

Petrobras niega irregularidades en la refinería que negocia con Venezuela

Río de Janeiro, 9 abr (EFE).- La petrolera estatal brasileña Petrobras negó en un comunicado supuestas irregularidades en las obras de una refinería que construye en el estado de Pernambuco (nordeste de Brasil) y en la que aspira a asociarse con la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

"Petrobras ofreció y continuará ofreciendo las aclaraciones adicionales solicitadas por el Tribunal de Cuentas de la Unión (Contraloría) y reitera que no hubo sobreprecio o pagos por encima de los reales en las obras de la refinería Abreu e Lima", aseguró la compañía estatal en un comunicado divulgado en la noche del miércoles.

La nota responde a un informe divulgado ayer por el Tribunal de Cuentas de la Unión y según el cual hay indicios de fraude en las obras de la refinería que Petrobras está construyendo en el complejo industrial de Suape, a pocos kilómetros de Recife, la capital del estado de Pernambuco.

Según los auditores oficiales, las constructoras han firmado contratos por un valor cerca de 94 millones de reales (unos 42,7 millones de dólares) superior al que realmente costaría la obra.

El magistrado Valmir Campelo, integrante del Tribunal, dijo haber constatado "gravísimos indicios de irregularidades" y un "injustificable aumento de los gastos".

Ante los indicios de fraudes, los magistrados del tribunal confirmaron su orden para que Petrobras suspenda provisionalmente los pagos a las constructoras.

La refinería de Abreu e Lima fue proyectada en conjunto por Petrobras y PDVSA en 2005, pero las dos petroleras aún no se han puesto de acuerdo en los términos de colaboración, por lo que la empresa brasileña comenzó las obras unilateralmente el año pasado.

El mes pasado los dirigentes de ambas compañías prorrogaron por 60 días el Contrato de Asociación, que había sido firmado por los dos países el año pasado y que expiraba el 26 de marzo, para poder extender por más tiempo las negociaciones.

Según lo acordado hasta ahora, Petrobras tendrá un 60 por ciento de participación en la refinería y PDVSA el restante 40 por ciento y contribuirán con el mismo porcentaje en el desembolso de las inversiones por 4.500 millones de dólares necesarios para el proyecto.

Petrobras prevé que la refinería esté operativa en 2010, con una capacidad de proceso de crudo pesado de 200.000 barriles por día, la mitad de ellos procedente de Venezuela.

Los indicios de irregularidades en las obras de construcción fueron conocidos públicamente hace dos semanas cuando la Policía Federal realizó una operación para combatir una red de corrupción supuestamente liderada por la constructora Camargo Correa, una de las empresas beneficiadas con contratos por la Petrobras.

Según la Policía Federal, las investigaciones mostraron indicios de que Camargo Correa presuntamente infló el precio de sus servicios en las obras de la refinería.

La petrolera estatal alega en su comunicado que "hay una divergencia en las metodologías de Petrobras y del Tribunal de Cuentas de la Unión para calcular los costos indirectos".

Petrobras informó de que presentará un recurso contra la decisión del tribunal para poder continuar las obras normalmente.