Repsol entrega 14 vehículos propulsados con autogás al personal comercial de la Comunitat Valenciana

VALENCIA, 18 (EUROPA PRESS)

Repsol equipará su división de negocio de Gas Licuado del Petróleo (GLP) con una flota de vehículos comerciales propulsados con autogás, un combustible alternativo capaz de generar importantes ahorros y reducir sensiblemente el impacto ambiental de los combustibles convencionales, según informaron en un comunicado fuentes de la compañía. En la Comunitat ya se han entregado los 14 primeros vehículos al personal comercial de la empresa.

Así, desde Repsol resaltaron que "cuando finalice este proceso, el próximo mes de junio, la división de GLP de Repsol contará con una flota de casi 200 vehículos ecológicos, la más importante de todos los tiempos en España".

El autogás es el carburante alternativo más utilizado en el mundo, con más de 13 millones de vehículos en el mundo y 7 millones de vehículos. Esta mezcla de butano y propano, que se obtiene, en su mayoría, directamente de yacimientos de gas natural, es una alternativa "económica, ecológica y segura", subrayaron.

Asimismo, añadieron que este carburante permite una mejora "rápida y efectiva" de la calidad del aire, porque se reducen las emisiones de óxidos de nitrógeno entre un 70 y un 90 por ciento, y las de monóxido de carbono bajan un 11 por ciento. Además, el ahorro económicos se cifra en un 40 por ciento, respecto a otros carburantes tradicionales.

El grupo Repsol cuenta con más de 30 estaciones de servicio con autogás y prevé tener 20 más antes de que finalice 2009. Actualmente, en España, 11 fabricantes de vehículos comercializan modelos con motor para autogás, aunque también se pueden utilizar en vehículos de gasolina mediante una transformación en talleres.

Desde Repsol, señalaron que las características del autogás "han despertado el interés" de las administraciones públicas y de los sectores empresariales intensivos en el uso de vehículos, ya que la compañía ha firmado convenios con colectivos del taxi de grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Málaga, y con colectivos como la Confederación nacional de Autoescuelas, para la promoción del uso del autogás.