Riberolles (AOP) advierte al Gobierno de que la industria petrolera tiene "capacidad de adaptación limitada"

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), Dominique de Riberolles, expuso hoy en presencia de varios representantes del Gobierno los actuales problemas de la industria petrolífera y advirtió de que el sector "tiene capacidad de adaptación limitada" a los continuos desafíos a los que se enfrenta.

Durante la inauguración de la VII Jornada de AOP sobre política energética y cambio climático, el también consejero delegado de Cepsa pidió al Ejecutivo que adopte medidas "que incentiven o al menos no desanimen a las empresas que crean empleo".

De Riberolles aludió, como principales retos del sector, a la introducción de biocombustibles, a las exigencias medioambientales en el transporte por carretera, a la rápida dieselización del parque móvil, a la llegada del coche eléctrico o a los problemas para invertir en plena crisis.

Estas consideraciones fueron realizadas en presencia del secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, quien calificó de "puntero" y "clave" el sector, y quien reconoció "los retos especiales" a los que se enfrenta una industria que compite en un "mercado absolutamente global" sometido a "problemas de inestabilidad geopolítica".

Por su parte, la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, también presente en la inauguración, consideró que la petrolífera es una industria "acostumbrada a trabajar con incógnitas" y con "gran capacidad de adaptación".

DIESELIZACIÓN Y BIOCOMBUSTIBLE.

Riberolles afirmó que la industria se ve "rebasada por el impacto de la fuerte dieselización" y ha debido ser "muy flexible" para afrontar en España un crecimiento del mercado de combustibles "más fuerte y desequilibrado que en el resto de Europa".

"En diez años se ha duplicado el consumo del gasóleo de automoción, y hoy se consume en España cinco veces más gasóleo que gasolina, cuando hace diez años el 60% correspondía al gasóleo", señaló.

En plena transformación estructural, el sector se debe adaptar además a la introducción de biocarburantes, y "ya encuentra dificultades para alcanzar los objetivos tanto de 2010 como de 2020". "La calidad de la mezcla es esencial y el sector se ha comprometido con las inversiones", explicó.

Al mismo tiempo, la pujanza del biodiésel viene asociado a la importación por debajo de coste de este producto procedente de países de fuera de la UE, lo que "pondrá en peligro la industria si no se les somete a las mismas exigencias" que a las plantas españolas, advirtió.

6.000 MILLONES Y 14.000 EMPLEOS.

De Riberolles recordó que la industria petrolífera prevé invertir 6.000 millones de euros en los próxios años y emplea a cerca de 14.000 trabajadores, al tiempo que se muestra capaz de generar nuevos puestos.

Además de citar los anteriores problemas, el directivo señaló que la industria sufre los "problemas de dependencia y sostenibilidad" propios de su actividad, así como la resistencia de los ciudadanos a que las instalaciones se levanten cerca de su hogar.

Junto a esto, mostró escepticismo acerca de la implantación del coche eléctrico, al citar un informe en el que se asegura que en 2020 el 90% del parque automovilístico seguirá dependiendo de la gasolina o el gasóleo. La alternativa, indicó, pasa por el desarrollo de vehículos híbridos.